Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Pepe, corte mohicano; Cesc, cambio a lo Pitingo

Tanto Pepe, el defensa del Real Madrid, como Cesc, el centrocamista del Barça, se han cortado el pelo. Y ahí estaban sus compañeros, Sergio Ramos en un caso, y Gerard Piqué en el otro, para retuitearlo y que se enterara el orbe.
Momento de intimidad en el vestuario del Real Madrid; momento de hilaridad. Sergio Ramos le ha sacado una foto a Pepe que ha compartido con toda la humanidad en Twitter. Se trata del nuevo look del defensa, a lo mohicano, a lo punk de los ochenta, a lo M.A. Barracus, a los figurantes de 'Mad Max, los Salvajes de la autopista'. El sevillano ha difundido la foto a modo de consulta popular para conseguir conservarlo, como a una especie protegida: "Estamos intentando que se lo deje, pero no está por la labor", ha comentado Sergio. Aquí está el tuit, por si quieres colaborar con esta filantrópica campaña.
Lo gracioso de la rivalidad balompédica es que lo que haga uno tiene que hacerlo otro, y la foto de Pepe lo que tiene de sospechoso es que se produce un día después de que Cesc compartiera también con el grueso de la humanidad su nuevo corte de pelo. Un toque Pitingo, asilvestrado y genial, idóneo para ese Barça de los artistas.
A las 24 horas, su compañero Gerard Piqué retuiteaba otra fotografía del momento. El defensa culé y pareja de Shakira se congratulaba de que su compañero por fin se hubiese cortado el pelo. Parece que también ha habido detrás presión popular. De ahí ese "lo conseguimos". Y para rematar un "moc, moc". ¿Una bocina propia de locos?
Pues sí, efectivamente, una bocina de locos. A los cinco minutos, Ramos ha vuelto a hacer de las suyas con la cámara, y ha retratado a Pepe de vuelta a su look original, la bola de billar americano. Lo dicho, están como unas maraquitas de Machín.