Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Pippa de blanco, ¿y qué hay del protocolo?

La hermana de la nueva princesa Catalina venía avisando de que no era una dama de honor cualquiera. El último y definitivo alegato ha llegado en la propia boda, cuando ha aparecido en Westminster con un vestido blanco de Alexander McQueen y Sarah Burton, presta a sostener, eso sí, la cola del traje de la protagonista del día. Expertos en protocolo -y casi todos los millones de personas que han seguido el enlace en todo el planeta- debaten la cuestión: ¿Es criticable la opción elegida o entra dentro de las norma inglesa?

Según la experta en protocolo social Oria García-Ordás, "nadie a excepción de la novia puede llevar un vestido blanco, en cualquiera de sus tonos, en una boda". Esta afirmación tan tajante tiene sin embargo una excepción, justo la que nos ocupa: "El caso de Pippa es especial, ya que no deja de ser una dama de honor que acompaña a los niños, que sí van de blanco en el protocolo inglés; y sobre todo es viable siempre y cuando la novia lo acepte, algo que damos por supuesto en este ejemplo concreto puesto que es su hermana, ella la ha nombrado madrina y ambas van vestidas por el mismo diseñador", explica García-Ordás.

Consciente o no de que su vestido iba levantar ampollas, este acto que roza la rebeldía ha redoblado el interés que el público muestra hacia Philippa Middleton, cuyos círculos cercanos siempre han descrito como una persona más interesada en las relaciones sociales que su hermana mayor. Internet bullía con diferentes enfoques de su silueta clara apenas unos minutos después de aparecer en la retransmisión inglesa del evento del siglo.
"También podría tratarse de un guiño de la propia Kate hacia su hermana mediana, ya que fue ella sobre todo la que le ayudó a volver con Guillermo sacándola de casa para que los medios la fotografiasen siguiendo con su vida", añade García-Ordás. Sea este el motivo o no, lo cierto es que su vestido blanco en crepé pesado con adornos de encaje, de las mismas características del vestido de novia de Kate, ha resultado ser uno de los favoritos del enlace.

¿Otro pseudo-patinazo en el dress code?
En el 'dress code' de la boda, adjunto en la invitación, la imposibilidad de llevar un diseño blanco se daba por entendida. Los invitados debían llevar uniforme en el caso de los militares y chaqué en el de los civiles. "No se explica el de las mujeres, que visten en función de lo que deba llevar el hombre. El protocolo en muy machista en este sentido y lo que equivale a mujer es traje corto", puntualiza la experta.
Del mismo modo que el blanco de Pippa roza lo incorrecto, para García-Ordás tampoco el vestido en azul noche de Victoria Beckham era lo más apropiado. "Ni blanco ni negro, que se utiliza para funerales. Precisamente ella, que está tan involucrada en la moda, debería saber que un color tan oscuro no era el más apropiado. Con todo, hay que decir también que como en el caso de Pippa ambas estaban elegantísimas. Una cosa no quita a la otra", afirma.