Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Plebeyas que se convirtieron en princesas y... muñecas de plástico

Kate no es la única en quedar inmortalizada en plástico color carne. Antes que a ella ya pudimos ver a Grace Kelly, la princesa de Gales o Letizia Ortiz.
La boda entre el Príncipe Guillermo y Catalina Middleton supuso toda una revolución mediática. Sabidos de la importancia que tendría el enlace y el dinero que se podría recaudar con el mismo, pronto vimos todo tipo de objetos que hacían alusión a tan especial día: desde posavasos a anillos similares al de compromiso. Por si esto fuera poco, las jugueterías también quieren hacer su agosto y por el 'módico' precio de 115 euros todos podemos tener en casa a los Duques de Cambridge, tal y como se vistieron el día de su boda.
No es la primera vez que la empresa 'Arklu' crea una muñeca de Kate. Antes del enlace ya sacó al mercado otras tres, obteniendo un gran éxito.  Lógico que ahora repita la fórmula.
Lo más característico de estos nuevos muñecos es la precisión con la que se han trabajado los detalles: el traje, el anillo, los zapatos, la medalla que lució Guillermo en su rojo uniforme de la Guardia Irlandesa...Todo está presente. Impresionan, sobretodo, los detalles que tiene el vestido de la novia, diseñado por Sarah Kate Burton.
La muñeca de Catalina fue "cuidadosamente elaborada por una serie de diseñadores británicos para reproducir los trajes originales usados en la Abadía de Westminster", declaró el creador.
Tal y como se muestran los Duques de Cambridge, sus representaciones de plástico también serán solidarias. Por cada unidad que se venda se donará algo más de un euro a la Royal National Lifeboat Institution, una organización de caridad que salva vidas en el mar en las costas de Gran Bretaña, Irlanda, las Islas del Canal, y la isla de Man. El destino benéfico ha sido elegido porque fue el primer acto público al que acudieron juntos, como marido y mujer.
Quizás uno de los puntos menos conseguidos haya sido el de sus rostros. No queda muy claro si se muestran sonrientes o asustados. El rostro de Catalina parece desproporcionado con el resto de su cuerpo... Aunque parece dar igual porque en Londres ya se están vendiendo como churros, bien en conjunto o por separado, aunque esta última opción sólo está disponible con la muñeca de Catalina. En tal caso el precio ronda los 55 euros.

Otras princesas de cuento

Aunque Catalina es un éxito de ventas, tampoco podemos olvidar que otras princesas también tuvieron el 'honor' de contar con sus rélplicas en forma de muñeca luciendo su vestido de novia.
Tal fue el caso de Lady Di, Grace Kelly o Letizia Ortiz. En el caso de la princesa de Gales la muñeca, al igual que la princesa en su día, luce un traje de raso blanco con escote de pico, grandes volantes y mangas de farol.
La muñeca de Grace Kelly muestra la elegancia de la princesa con un vestido de manga larga, encaje y gran acento en la cintura. Además, incluye una réplica del velo y el bouquet de flores blancas que uso aquel día de 1956.
La princesa de Asturias cuenta con la muñeca menos lograda hasta el momento ya que se trata de una Nancy a la que se le ha puesto su vestido a escala. Eso sí, el atuendo está trabajado. Desde el traje, al manto nupcial de tul de seda natural, con bordados que mezclan la flor de lis y la espiga a los pendientes de platino con diez diamantes, regalo de los Reyes, y la diadema de estilo imperio de platino y brillantes que Doña Sofía lució el día de su boda.