Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

¿Quieres acostarte con Sinéad O´Connor?

Escríbela a su blog o a su Twitter y queda con ella. Hará un casting este fin de semana en una hermosa localidad irlandesa. Y entretanto, la ayudas en esta promoción a martillazos de su personaje.
Hace unos días saltó a las portadas de los periódicos por su contundente cambio de look. De ser una belleza delicada de los 90 había pasado a tomar un aspecto bien diferente con el que costaba hasta reconocerla. Pero sólo había cambiado en la imagen, en el look, lo dicho, en lo superficial. Por dentro, la mujer que rompió el retrato del papa Juan Pablo II, sigue igual, sigue amando el escándalo. Y ahora ya no le hace falta una cadena de televisión para provocar. En la era de las redes sociales es coser y cantar. Sinead empezó hace unos días un blog y una cuenta de twitter (@howryeh) y ha pedido eso que tanta gente quiere dar: sexo.
Lo puedes leer en su blog. Ha dicho que está desesperada por el sexo y que necesita hombres, incluso mujeres también. Sólo descartados todos los que puedan ser sus hijos. El toma y daca de candidatos y sus respuestas han generado ya un timeline de twitter que haría llorar al niño Jesús.
El tuiteo da buena cuenta de dos axiomas: el sexo atrae ciegamente en Internet y este show, como campaña para subir unos cuantos enteros de fama depauperada, no tiene precio.
Para muestra, un botón. Según publica ella en su blog, ya habría recibido una oferta de Hugh Hefner por un millón de dólares para una portada de Playboy. Cosa difícil de creer, habida cuenta de las faltas de ortografía que pueblan los textos en lo que más bien tiene visos de ser una efervescencia de cachondeo mental sin precedentes en las celebrities on-line.
En cualquier caso, en lo que insiste a cada párrafo es en que ella es sólo lo justito de sucia y que, en realidad, lo que quiere es amor. Y lo escribe pronunciado al modo irlandés 'lurved'. Dice que quiere denunciar un crimen, que no le han dado un beso en siete meses.
Por todo ello, al final ha citado a todos los candidatos al festival de solteros de Lisdoonvarna, en Irlanda, que se celebra del 1 de septiembre al dos de octubre. Ella dice que estará este fin de semana. Con dos guardaespaldas, por si acaso.
Y mientras el público se ríe y lee una a una todas sus hipérboles tabernarias sobre lo necesitada que está de caña, ya van más de ocho mil seguidores en Twitter en prácticamente una semana y su rostro, otra vez, en los periódicos de medio mundo. Escucharás su próximo hit aunque no quieras. Al tiempo.