Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Scarlett Johansson: ¿faja, dieta o gimnasio?

Después de que se publicasen unas fotos suyas con un ligero aumento de peso y que dieron pie a hablar de una posible maternidad, Scarlett ha reaparecido en el rodaje de 'Los Vengadores' con unas tallas de menos. ¿Qué habrá pasado?
Otra vez lo mismo. Dos fotos de Scarlett Johansson con sólo unos meses de diferencia muestran, valga la redundancia, notables diferencias. La primera imagen es de abril, la segunda de septiembre en 'Los vengadores'. En la ocasión anterior la prensa estadounidense se apresuró a hablar directamente de maternidad, de un hijo de Sean Penn, pero otros rumores en circulación cobraron veracidad: el actor había exigido a Scarlett que cuidase sus hábitos, menos comida basura y más ejercicio porque estaba cogiendo kilos. Pues ya no queda rastro de ellos. ¿Llevará una faja, se habrá machacado en el gimnasio, seguirá alguna dieta?
Pérdida de peso de Scarlett entre abril y septiembre de 2011
Lo gracioso de todo esto es que Scarlett se ha destacado a lo largo de toda su carrera por presumir de pasar olímpicamente con el control de su peso. Siempre ha dicho que con andar y comer bien le bastaba para estar perfecta. De hecho, llegó a decir en In Touch que sólo conocía los gimnasios por fuera y que no había hecho dieta en su vida. En 2005, cuando acababa de triunfar por todo lo alto con 'Match Point', ésta era, en sus propias palabras, su dieta: "Hamburguesas con queso del Burger King y pizza de cualquier cosa siempre que no tenga piña o anchoas".
Dos años después, tuvo un evidente descenso de peso para su papel en 'Iron Man' 2 y The Sun publicó que había perdido seis kilos con la dieta de Gwyneth Patrow. La actriz montó en cólera. Dijo que para perder ese peso habría tenido que haberse cortado los dos brazos y un pie. Y que le molestaba especialmente que alguna persona en el mundo pudiera padecer trastornos alimenticios después de leer artículos como ese.
Desde que se metió a interpretar a superhéroes todo el mundo se puso a especular sobre sus dietas. Si comía alimentos "cuyo nombre no sabía ni pronunciar", o si estaba a las órdenes de entrenadores que ni conocía. Pero ella confesó que su secreto era, sencillamente, media hora de ejercicios sencillos, como flexiones, al día y una alimentación con verduras, frutas y proteínas, sin más. Eso, y pasar por las mil y una maneras de levantar unas pesas antes de un rodaje. Siempre ha insistido en que con muy poco basta para estar bien ¿Le habrá vuelto a funcionar?
Ver más de: