Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El día que Sexo en Nueva York y Gossip Girl se hermanaron

Encuentro de dos pesos pesados de la ficción neyoroquina. La principal protagonista de Sexo en Nueva York y la última incorporación de Gossip Girl compartieron este jueves jornada hípica en Melbourne. Sarah Jessica Parker y Liz Hurley estuvieron a la altura de sus personajes.
En el mundo de las series y la televisión hay dos que tienen muchas cosas en común. Son Gossip Girl y Sexo en Nueva York. Porque las dos se ruedan en Nueva York. Porque las protagonistas de ambas viven en el Upper East Side, la zona más pija de Manhattan. Porque las chicas de las series lucen modelazos... De hecho, algunos hasta comparan el estilo de la rubia Carrie Bradshaw con Serena Van der Woodsen. Y hasta se llegó a decir que sería Blake Lively la encargada de hacer de Sarah Jessicar Parker en la precuela de 'Sexo en Nueva York'. Muchas cosas en común y por fin una coincidencia. La protagonista de la serie de los 90 y la última gran incoporación de la del siglo XXI compartieron palco este jueves en el hipódromo Flemington de Melbourne, donde se celebraba el 'Crown Oaks Day' o día de las damas. Sarah Jessica Parker y Liz Hurley estuvieron a la altura de sus personajes.
Liz Hurley, la actriz de 46 años última en llegar a pandilla neoyorquina de Gossip, eligió para el hermanamiento un vestido blanco de la marca italiana Agnona. El sencillo diseño iba decorado con un tocado a base de orquídeas de Philip Treacy, el favorito de Sarah Jessica y el elegido por Beatriz de York para la boda de Guillermo y Catalina. Todo lo ha contado la actriz, que fue acompañada al evento de su prometido Shane Warne, a través de su cuenta de Twitter. El bolso elegido era un clutch de piel de serpiente y los zapatos, de salón beige.
Sarah Jessica Parker tampoco fue mal aunque desfraudó que no llevase tocado. La actriz, a la que tanto le gusta ponerse este tipo de decorados en la cabeza, optó por algo más ¿sencillo? El ondulado moño decorado con una diadema de joyas es obra de su peluquero desde hace diez años Serge Normant. El vestido rosa es de la próxima colección primavera-verano de Jonathan Saunders y el abrigo plateado que completaba el look de Antonio Berardi. Los zapatos, como no podían ser de otra manera tratándose de la ella, eran unos Manolo Blahnik.
¿Qué te parecen sus estilismos? ¿Crees que dieron la talla? ¿Está Liz a la altura de Diane Payne? ¿Y Sarah Jessica?