Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Soraya Sáenz de Santamaría espera un niño

La política, que anunció su embarazo en mayo, ha contado en los pasillos del Congreso que espera un niño para el mes de noviembre. El nombre parece que está costando un enfrentamiento familiar.
Soraya Sáenz de Santamaría ya sabe el sexo de su bebé. La portavoz del PP en el Congreso, que anunció su embarazo en mayo, ha contado en los corrillos con la prensa que el bebé que espera para noviembre será un varón.  Todo va bien en el embarazo, aunque parece que no hay quorum en lo que se refiere al nombre de la criatura.
Según cuenta la propia política, que habla de su estado con toda naturalidad, se ha generado una guerra entre las familias de los progenitores por el nombre. Entendemos que hay dos nombres en el aire y que la familia de ella apuesta por uno y la de su marido, el extremeño Iván Rosa, por el otro. Soraya bromea asegurando que van a tener que recurrir a los servicios de una "junta de arbitraje" para resolver el asunto.
Soraya e Iván habían hecho un curioso reparto a este repecto. Hace apenas un mes, la portavoz de Partido Popular en el Congreso lo contaba en una entrevista con Punto G: "Si es niña, elijo yo el nombre; si no, ya veremos".
El nacimiento del niño está previsto para el mes de noviembre, mes en el que el PP confía en que se celebren las elecciones generales. De hecho, cada día es más notoria la confianza de los populares en este adelanto electoral. Soraya también defiende con fervor esta postura oficial de su partido, sin embargo, algo nos hace sospechar que quizá en su fuero interno tampoco le parezca tan mal que Zapatero agote la legislatura y las convoque en primavera puesto que, de celebrarse en otoño, y con la victoria del PP casi cantada, según las encuestas, Saenz de Santamaría tiene muchas papeletas para perderse la foto de la victoria en el balcón de Génova.
La política popular aseguró en su día que le gustó ver la imagen de Carme Chacón pasando revista a las tropas embarazada. Ella misma podría sumarse a esa brecha abierta si su cita con el paritorio le permite subirse al balcón del PP con bombo de nueve meses a celebrar la victoria de su partido.
El parto de Sáenz de Santamaría está previsto para noviembre, la misma época para la que el PP pide el adelanto electoral. Si Soraya consigue este objetivo laboral (por el que lucha cada vez que se pone ante los micros), podría perderse uno de los momentos más importantes de su carrera política. Porque, si se cumple lo que dicen las encuestas y Rajoy gana las elecciones, Soraya tiene todas las papeletas para no estar en Génova con su otro hombre y quedarse en casa con su marido y su nuevo hombrecito.