Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Suri Cruise lleva gastados 150.000 dólares en zapatitos

La hija de Tom Cruise y Katie Holmes va a romper todos los récords de precocidad fashionista. Pocas veces repite modelo en los pies. Incluso algunos de los diseños con los que puede vérsela en Los Ángeles, Nueva York o Madrid han sido redimensionados en exclusiva para ella en versión mini. Pisa potente una nueva estrella.
Que tiemble Imelda Marcos. Según publica el Daily Mail, la hija de Tom Cruise y Katie Holmes lleva camino de romper todos los récords en cuanto a precocidad fashionista. Tacón, bailarinas, botas, sandalias… nada falta en su vestidor. Incluso algunos de los diseños con los que puede vérsela en Los Ángeles, Nueva York o Madrid han sido redimensionados en exclusiva para ella en versión mini. En total, un patrimonio en suelas de unos 150.000 dólares. Pisa potente una nueva estrella.
No hay que ser pedagogo para sospechar que alguna cuestión referente a límites comienza a oler en la mansión Cruise. Suri, de cinco años, lleva desde los tres caminando con tacones por el filo de navaja que separa acabar como diseñadora de éxito o como la digna sucesora de Macaulay Carson Culkin.
Al parecer, la idiosincrasia de la Iglesia de la Cienciología defiende que los miembros  de su congregación sean tratados como adultos, seres capaces de tomar sus propias decisiones con autonomía y diligencia, ya sea para elegir entre el bien y el mal como para señalar la ropa, el calzado o la dieta que se seguirá un día cualquiera.
Así las cosas, Suri se está haciendo una experta en todo lo que una niña presumida normal y corriente sólo puede dibujar. Por lo visto tiene ya hasta diseñadores fetiche. Christian Louboutin y Marc Jacobs son su debilidad. No en vano, el mes pasado fue incluida en el número 21 en una lista de iconos estilísticos de la revista Glamour, por encima de Lady Gaga y Sarah Jassica Parker.
El asunto de la conveniencia o no de los tacones para un tierno cuerpo de apenas medio metro, tan abordado internacionalmente, tampoco queda al margen para el Daily Mail. Según una de sus fuentes, "cuanto más mayor se hace, menos quiere llevar cualquier otra cosa que no sean tacones. Incluso si va a la playa, la niña llora si Katie le da a ponerse unas sandalias sin ellos", explica.
Hasta tal punto ha llegado su temprana pasión, que si un diseño que les gusta a ambas viene sin alzas, Katie los devuelve a la tienda pidiendo un rediseño con más elevación, como ya pasó cuando retiraron un par de Louboutins. A veces incluso es la niña la que elige creaciones para algún evento de su madre y su padre.
En total, unos 150.000 dólares en calzado, que incluyen zapatos abiertos con o sin tacón, cerrados, náuticos, bailarinas, sandalias, botas, chancletas, zapatillas y un sinfín de variantes intermedias entre géneros. También se le ha visto con zapatos flamencos rojos de lunares. Aún así, nada comparado con los cerca de 3.2 millones de dólares en los que se estima está valorado su armario, que incluye un abrigo Dolce y Gabbana valorado en más de 2.000 dólares y un clon mini del bolso Ferragamo de su madre.