Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Sylvester Stallone da una paliza a Julia Roberts y Zac Efron

La prensa americana ha convertido en batalla la competición de este fin de semana en taquilla de lo último de Sylvester Stallone y Julia Roberts. Explosiones y puñetazos contra el viaje interior de una divorciada. La lucha se resume en el slogan de la peli de Stallone: "Chicos, no dejéis que Julia Roberts nos gane".
La prensa anglosajona tiene la hermosa costumbre de convertirlo todo en una batalla. Así, si por puro azar Victoria Beckham y Kylie Minogue sacan un single al mercado el mismo día, el hecho se convierte en una lucha encarnizada entre las dos en la que cada una tiene sus defensores e incluso se lanzan pullas que jamás han salido de sus bocas desde las portadas de las revistas. (Por si alguien quiere saberlo, esto ocurrió en septiembre de 2001 y ganó Kylie porque su canción era más o menos un clásico y la de Victoria era un bluff). No es una costumbre que se limite a las divas del pop. Este fin de semana se libraba otra en la taquilla americana entre dos estrellas que nunca eligieron estar en el ring. Y ganó la más fuerte.
El viernes pasado Sylvester Stallone estrenaba 'Los mercenarios', una película de acción a la vieja usanza con un reparto de viejas glorias de la acción de los ochenta y noventa, un caramelo para nostálgicos y también para jovenzuelos que quisieran pagar diez dólares como acto de ironía posmoderna. Julia Roberts estrenaba 'Come, bebe, ama', uno de esos productos que se ha bautizado como 'chick flick', o sea, cine hecho para chicas, donde ganan las chicas y que las chicas ven y comentan con otras chicas. En otras palabras, la violencia descerebrada contra un viaje interior femenino de pacotilla. En realidad, según los críticos, el mensaje de la película de Roberts con su envoltorio de catalizador de sentimientos no es mucho más profundo que el de la película de Stallone, que tiene como reclamo que las explosiones y los saltos son reales y no obras de la infografía.
Stallone debe de estar entre triste y contento, podríamos llamarlo 'tristento'. Poco antes del estreno de 'Los mercenarios', en la que depositó (con acierto, se ha visto) toda su confianza, declaró en un tono agridulce: "Ya he hecho mis películas de pensar y no creo que la gente esté demasiado interesada en verme haciendo eso más. Creo que ya se me ha pasado el momento de hacer películas dramáticas, era como un intento patético de ser reconocido como un actor serio". La figura de Stallone es una de las más interesantes del mundo del cine y él parece haberse dado cuenta: pocos de los fans que recolectó con sus películas de acción de los años 90 recuerdan que también fue un excelente actor y guionista, nominado al Oscar en ambos campos, antes de perder la cabeza y rodar cosas como '¡Alto! O mi madre dispara'. En realidad, si piensa que ahora con 64 años puede volver a hacer acción descerebrada es que está envejeciendo muy, muy bien.
Julia Roberts también debe de estar tristenta."Come, bebe, ama', en la que también aparece Javier Bardem, ha tenido unos número aceptables en su primer fin de semana y la muchacha lo necesitaba. Es probable que no os hayáis cansado de leer en revistas que no se documentan demasiado bien que es una de las estrellas más taquilleras de Hollywood, pero es probable también que no seais capaces de recordar un solo título de su filmografía que haya sido un éxito en los últimos años. 'Duplicity', su último intento como protagonista en una comedia romántica junto a Clive Owen, fue un fracaso. 'Come, bebe, ama' ha ganado unos 24 millones de dólares en taquilla en su primer fin de semana, que es un comienzo prometedor, pero puede desinflarse en lo que tarda en decir una americana a otra: "No vayas a ver esto". Si los números no suben este segundo fin de semana, dicen los analistas, la recaudación será una decepción.
'Come, bebe, ama' fue noticia hace unas semanas cuando su productora se negó a organizar pases previos para la prensa antes de su estreno. Esto suele ser señal de que un estudio está con el agua al cuello: consideran que la película es tan mala que no quieren que se publiquen críticas previas a su estreno para no asustar a la posible clientela. Pero las críticas llegaron igual: "Un sinfín de escenas de Roberts, bañada en luz dorada mientras se queja de que los hombres no entienden sus necesidades me dieron ganas de empezar a escupir palabras de odio", dijo Peter Travers de Rolling Stone. En realidad yo creo que cualquier mujer que lea esa crítica correrá al cine a verla.
¿Nos encontramos ante un verano divertidísimo en la taquilla norteamericana? Puede que divertidísimo no sea la palabra, pero sí de lo más particular: mientras Stallone sale triunfante y Julia Roberts ve su suerte nominada y en manos del público hasta la semana que viene, al que sí ya se puede calificar de perdedor de la temporada es a Zac Efron. Su película 'Charlie St. Cloud', que recibió una promoción bestial y que el muchacho incluso se encargó de publicitar sin camiseta, ha tenido unos resultados de lo más pobres. El pobre Efron, que quiere crecer como actor, ha visto como sus dos intentos en este terreno (el anterior fue un proyecto llamado "Me and Orson Welles", muy bien recibido por la crítica) mordían el polvo. El público sólo le quiere ver haciendo el panoli en 'High School Musical'. Ah, pobre Zac, ¿no ha llegado el momento de que tengas una charla hombre a hombre con Stallone? Tal vez tenga un papelito para ti en 'Los mercenarios 2'.