Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Tita Cervera: ni Baronesa ni Thyssen

Los problemas de 'cash' también afectan a la nobleza. La Baronesa Thyssen ha decidido vender un cuadro para conseguir 40 millones de euros y mantener así su imperio. Lo cuenta Pronto en un reportaje con un dramático título: 'Tita Cervera tiene problemas económicos'. Parece que cuando uno empieza a bajar su estatus y vender Constables el respeto empieza a bajar.
La falta de 'cash' nos afecta a todos. Unos cogen su cajita del oro para vender las medallas de la comunión y otros agarran 'La Esclusa' de Constable para conseguir 40 millones de euros porque mantener un imperio sale super caro. Tita Thyssen es lo que quiere hacer, aunque en Pronto nos titulan el reportaje de una manera más dramática: 'Tita Cervera tiene problemas económicos'. Ojo al dato de Tita Cervera, en vez de Baronesa Thyssen o Tita Thyssen. Cuando uno empieza a bajar de estatus social y a vender Constables el respeto empieza a bajar, al mismo ritmo del cash. Aunque quizá también sea cosa de la Ministra de Cultura que, según dice Pronto, no es partidaria de que la Baronesa use el nombre de Carmen Thyssen y eso, según apuntan, ha sido motivo para que las negociaciones entre el Museo y el Ministerio de Cultura se hayan enfriado. En la revistas no dan más explicaciones y, sinceramente, no se entiende en absoluto esa presunta manía de la ministra por lo del nombre... Ellos sabrán, pero el lector, desde luego, no.
En cualquier caso, la Baronesa, de la que soy enorme fan, es una mujer práctica y si tiene que vender una obra para mantener la casa de Lugano, las sesis de la Costa Brava, el millón de euros anuales que le cuesta el yate y las ayuditas que hace a su hijo Borja, pues que lo venda. Claro que esto es un poco el cuento de Blancanieves, pero la mala es la hijastra. Francesca lleva toda la vida menospreciando la capacidad para apreciar el arte de la viuda de su padre. Y este caso está mega en contra de que se venda esa pieza porque según ella una colección debe tener una coherencia. Tiene toda la razón, pero también da la impresión de que son un poquito ganas de fastidiar.
De todas formas, para poner paz en esa familia que recuerda un poco a los Adams mal avenidos, desde aquí hacemos una sugerencia: que Tita coja su cajita del oro (que ella llamará joyero o más bien caja fuerte) y pille alguna pieza para vender en una de esas tiendas de Compro Oro que tanto proliferan. Si cogiera, por ejemplo, el conjunto de pulsera y anillo de esmeraldas que luce en la foto de Pronto lo mismo conseguía el cash que necesita y su colección de arte no se quedaja coja…