Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Trapote no tiene ni idea de sexo

La novia de Víctor Janeiro asegura en su libro que ha enseñado muchas cosas sobre el sexo al torero. En el programa La Noria la periodista admitió que lo había escrito en colaboración con otra persona. En él, asegura que el sexo sin amor es algo divino, pero dice que no le gusta el "sexo frívolo"... Tanto hablar del bondage, esta chica se ha hecho un lío.
La familia Janeiro, por desgracia para ellos y por fortuna para España en general, ya está curada de espanto. Pero, por mucho que el patriarca, ese galán de disco pub, tenga amantes y se haga el moderno, sospechamos que a los Janeiro, como familia tradicional de la Andalucía más profunda, en la que los hombres son machos machos, no habrán aceptado con demasiada alegría ese titular que hoy nos ofrece la revista Pronto. “A Víctor Janeiro le he enseñado muchas cosas sobre sexo”, es lo que afirman que dice Beatriz Trapote, que ha publicado un libro sobre asuntos genitales Kamasutra sin límites . En el código de honor de los Janeiro, las mujeres ignoran todo el sobre ese tema (o hacen como que no tienen ni idea) y los hombres son los que las ponen al día y a tono.
De todas formas, desde aquí debemos decir que no se preocupen. Beatriz Trapote no tiene ni idea. A lo largo de la entrevista comenta que habla de parafilias como el bondage. Cuando esa práctica que consiste en atar a la pareja no es una parafilia sino una práctica sexual. Entendemos que a ella le suene a japonés (por el origen del tema) pero quizá debería haber hablado con la persona que le haya “aconsejado” a la hora de escribir el libro para que, cuando la entrevistaran, no metiera la pata.
Otra declaración que me ha encantado es la que hace sobre el sexo sin amor que, según ella, cuando llega es algo divino (se ha debido liar con lo del sexo tántrico) y que no le gusta nada de nada lo que ella denomina “sexo frívolo”, que es lo que hacen los de Gran Hermano. Por supuesto, ahora que escribe libros, imaginamos que pide a Víctor Janeiro que le lea La Montaña Mágica mientras usa alguno de esos juguetes sexuales.