Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Uma Thurman, una mamá más en apuros en la vida real que en el cine

Hijos, fiestas, rodajes, más hijos... Es una 'Una mamá en apuros' en la peli que veremos el domingo a las 15.30h y más en su vida privada.
¿Cuántas madres hay que en sólo 24 horas tienen que organizar el cumpleaños de su hija, asistir a una comida con sus amigas, pasear a su perro, intentar escribir un artículo para una revista y lidiar con el equipo de rodaje de una película que ha invadido su urbanización, mientras persigue al trasto de su hijo pequeño, por ejemplo? En la gran pantalla hay una, Uma Thurman, que tiene que lidiar con todo esto y algo más en ‘Una mamá en apuros’, la peli que emitirá Divinity el domingo 6 de mayo a las 15.30h.
Un papel que no debió de resultarle muy difícil de interpretar a Uma. La musa de Tarantino es una mujer de éxito además de una de las mejores actrices de los últimos años, con todos los compromisos que eso conlleva, pero sus hijos son su principal prioridad.  Maya de 13 años y Levon de 10 ocupan la mayor parte de su tiempo libre, además a sus 41 años está esperando su tercer hijo, aunque será su primer bebé junto a su actual pareja, el multimillonario suizo Arpad Busson.
A pesar de todo esto, ¡cómo la cambia la película de la gran pantalla a la vida real! No es igual llevar los niños por la calle literalmente colgados en la chepa, que perfectamente anclados en su mochila último modelo; ni cruzar las calles con un balón bajo el brazo y un helado derritiéndose, que comer una tarta de 50 dólares en un ‘party’ ideal. Lo que sí está claro es que Uma disfruta jugando con sus hijos y si tiene que ponerse de arena hasta las cejas para construir un castillitos de arena, lo hace sin remilgos y sin miedo a los paparazzi.