Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La boda, como sus películas: ha gustado más fuera que aquí

La frialdad de Penélope Cruz y Javier Bardem con la prensa española, a veces planeada y otras veces accidental, les sigue pasando factura. Los comentarios de internautas demuestran que siguen gustando más fuera que en su propio país.
La boda entre Javier Bardem y Penélope Cruz no podía haber sido de otra manera: secreta. Desde hace años se traen una elusiva relación con los medios que ha hecho que desde muchas tribunas sean tildados, por usar el término más amable, de bordes. En los últimos tiempos la relación de los actores con la prensa se ha suavizado, al mostrarse más amables y sueltos en público. Pero hasta ayer, como quien dice, no era así.
En 2008 fue bastante comentada una tensa entrevista de Elvira Lindo con Penélope Cruz en El País en la que quedó en evidencia que Penélope saca las garras ante cualquier pregunta que se salga de lo muy estrictamente profesional. La autora era Elvira Lindo, reconocida escritora que está muy lejos de representar al tipo de prensa al que Bardem y Cruz tienen tanta tirria. “No quiero indagar sobre tu vida, ¿pero puedo preguntar cómo te sientes si te preguntan por Javier Bardem? Si te sientes mal, acosada...”, le preguntaba Lindo. Y respondía la actriz: “Pero, ¿qué es lo que me estás preguntando? […] Es que no te voy a contestar”. La entrevista continúa, según escribe la propia Lindo, así: “Hay un silencio, el silencio que viene después de un momento de tensión, que ella rompe diciendo: ‘¡Claro!, si es que no has visto la película, y si no has visto la película, ¿cómo vamos a hablar de ella?’”.
Los programas de televisión españoles siempre cargaron las tintas contra la pareja, que se dejaba ver en amables entrevistas en la televisión norteamericana pero daban la callada por respuesta a reporteros de programas de su país. Con lo que no contaban es con la diferencia abismal entre los programas a los que ellos acudían en Estados Unidos y los que se encargaban aquí de machacarlos por ello.
Pe y Bardem han acudido sonrientes a los programas de Jay Leno, David Letterman o Ellen DeGeneres. Han dado amplias entrevistas a programas informativos de NBC o al programa de Charlie Rose, uno de los periodistas más carismárticos de la televisión norteamericana. ¿Se les ocurrió pensar a los mismos periodistas españoles que criticaban su ausencia de la televisión española a qué programas podrían haberse dirigido Pe o Bardem?
Penélope estuvo en 'Buenafuente' para promocionar Volver en 2006, un año en el que su ‘guerra’ con la prensa española ya había comenzado. Desconocemos si, dada la ausencia de programas más o menos blancos y de entrevistas en España, se les llamó desde algún informativo. Desde luego, entrevistas en medios especializados para la prensa escrita española siempre siguieron manteniendo, desde Fotogramas a El País Semanal. No, nunca les hemos visto dar una sola declaración a 'Está Pasando', 'Sálvame' o '¿Dónde estás, corazón?', pero tampoco lo hicieron en programas homónimos americanos, franceses o ingleses.
En 2008 Javier Bardem dio unas declaraciones al New York Times que causaron revuelo en España. “Los españoles son duros. Critican mi trabajo y dicen que me he vendido. Te dan ganas de decir ‘¡Parad! ¡Sois una pandilla de estúpidos!’”. Javier Bardem explicó  más tarde que se debía a un malentendido lingüístico, aunque la entrevista, aún colgada en la página de New York Times, tampoco deja mucho lugar a interpretaciones.
Con semejantes antecedentes, ¿cómo se ha tomado el pueblo, siempre soberano, la noticia de la boda? Un vistazo a los comentarios en las decenas de noticias ya publicadas en Internet muestra que sigue habiendo de todo.
“Esto no nos interesa a nadie”, dice un comentarista anónimo en elmundo.es. “Después del Mundial llega el debate del estado de la nación, por supuesto hay cosas más importantes que la boda de estos dos que no quieren saber NADA DE LOS MEDIOS ESPAÑOLES. Que les vayan dando morcilla”. En elpais.com son más amables. “Dos grandes actores que han traído muchos alegrías a lo seguidores del cine de este país!!! Les deseo lo mejor”, dice alguien. Sin embargo las críticas llueven en este mismo foro por casarse en Las Bahamas y no hacerlo en España. “Se tenían que haber casado en la catedral de la Almudena y no esa horterada de las Bahamas”, dice alguien que firma como Nono.
En los medios estadounidenses, sin embargo, hay una aplastante mayoría de usuarios que en los comentarios de los principales medios digitales se alegran por la pareja, alaban su trabajo como actores y les desean felicidad y bebés guapos y sanos. Aquel, recordemos, es un país en el que tirar piedras sobre su propio tejado todavía no es deporte olímpico. Y en el que la gente va al cine a echar el rato, no papeletas en una urna.