Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Las celebrities también tienen resaca

La resaca es a la navidad lo que el dolor a una caída: una consecuencia lógica. Y no solo para nosotros, humildes mortales, sino también para las socialités de todo el mundo. He aquí ciertas soluciones mágicas, contadas por sujetos a quienes no te imaginas en ese estado lamentable llamado resaca.
La resaca es a la navidad lo que el dolor a una caída: una consecuencia lógica. Y no solo para nosotros, humildes mortales, sino también para las socialités de todo el mundo. Aunque a los famosos nacionales les cuesta admitir sus borracheras, a las celebrities más internacionales no les importa reconocer que a veces beben más de la cuenta y tampoco que siguen todo un ritual el día después. He aquí ciertas soluciones mágicas para el malestar general tras un día de fiesta, contadas por sujetos a quienes no te imaginas en ese estado lamentable llamado resaca.
El sándwich es el gran aliado para la gran mayoría. A Kylie Minogue, por ejemplo, le sientan de maravilla los de huevo. Dice amarlos y hacer uso de ellos después de una noche de vino y rosas. Kate Winslet los prefiere de beicon, acompañados por una salchicha, un zumo de naranja y un té azucarado.
Sorprenden en estos figurines recetas tan calóricas. Paris Hilton, por ejemplo, se zampa un cuarto de libra de libra con queso y unas patatas fritas. Bridget Jones, también conocida como Renee Zellweger, hace uso de una conocida receta inglesa: un desayuno completo, con beans incluidas. Cameron Diaz admite que la grasa es el único remedio: se apunta al sándwich con beicon y le añade una cerveza.
El actor inglés Daniel Craig es más de sudar lo ingerido. Y si después de bailar como un loco, sigue notando los efectos del alcohol, su salvación está en una sauna. Se apunta a esta solución Christian Bale, quien explica que correr le pone fin a cualquier enfermedad. Ante tanta respuesta propia de un deportista, Colin Farrell prefiere la fritanga y la disolución con litros de agua.
La receta de Julia Roberts no es apta para todos los bolsillos: champagne y zumo de zanahoria. Russell Crowe también lo arregla con más alcohol, pero un poco menos fino: tequila con hielo. Christina Aguilera encuentra igualmente el remedio en la bebida, pero zumo y sin moverse de la cama.
Frente a tanta sinceridad, otros prefieren apuntarse a la moda española de "antes muerta que sencilla" y contra la resaca proponen dejar de beber. Jennifer Lopez es una de ellas, aunque apuntilla que nunca le sienta mal el alcohol. George Clooney y Brad Pitt tampoco se pasan con las copas, el primero por su edad y el segundo por la paternidad.
En medio de tanta celebración navideña, a muchos les vendrá bien probar alguna de estas propuestas. Porque qué mejor que un famoso para saber sobre fiestas y sus efectos. Aunque parece que la tónica general pasa por la ingesta masiva de comida poco saludable, acompañada de mucho líquido. Un clásico que nunca falla.