Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los chistes, vetados para Billy Crystal

Si quiere sobrevivir a una edición gafada, Crystal deberá evitar referencias a: las adicciones de Charlie Sheen, los taquillazos simplones de Angelina Jolie y Johnny Depp, el tamaño de sus genitales y la conveniencia de ensayar para los heterosexuales. Todo lo que... mola...
Si quiere sobrevivir a una edición gafada, Crystal deberá evitar a toda costa referencias a: las adicciones de Charlie Sheen, los taquillazos simplones de Angelina Jolie y Johnny Depp, el tamaño de sus testículos y la conveniencia o no de ensayar para los heterosexuales. Los de la Academia han recurrido a Billly, un clásico, para que les solucione el lío montado tras la dimisión de Eddie Murphy como presentador, quien ha seguido los pasos de su productor, Brett Ratner, acusado de comentarios homófobos. Repasamos los chistes que tiene vetados si no quiere suicidar su carrera 21 años después de presentar su primera ceremonia.
Billy lo tiene difícil. Hay tres terrenos de caza humorística que se han convertido en arenas movedizas: 1. La labia de adolescente gamberro del productor Brett Ratner, que le ha hecho dimitir tras asegurar que "ensayar es de maricas". 2. El estilo hiper ácido de Ricky Gervais, polémico pero desternillante presentador de los Globos de Oro y único que se ha ofrecido (no se sabe si voluntaria o sarcásticamente) para sustituir a Murphy. 3. Su propia fórmula 'made in Crystal' de los otros ¡ocho años!, es decir, vídeo de presentación en el que protagoniza escenas de las pelis más sonadas de la temporada, diálogos mutados en gags y chistes durante el evento que han ido pareciéndose cada vez más a los shows para turistas de Las Vegas.
Su ‘hilarante’ anuncio en Twitter hace presagiar que el punto tres no lo llevará a cabo. O al menos no a rajatabla: "Voy a hacer los Óscar para que la mujer joven de la farmacia deje de preguntar mi nombre cuando recojo las recetas" (ruido de platillos).
Desde la redacción de Divinity somos conscientes de la dificultad de este reto, que se celebrará el próximo 26 de febrero, y anunciamos nuestra predisposición empática para un actor de 63 años que ha hecho reír a millones de personas… en los noventa. Para ello, recolectamos algunos de las bromas prohibidas para él, al menos si no se le ocurre un chiste magnífico sobre la pulla en sí misma:
1. La de la discordia: Brett Ratner, el ex productor de la gala de este año y amigo personal de ‘El príncipe de Zamunda’, se pasó de labia al decir recientemente que “ensayar es de maricones”. Además de por su verbo fácil, es conocido por su talento para crear taquillazos, organizar fiestones en los que Lindsay Lohan es habitual o atesorar conquistas contundentes, como la tenista Serena Williams o la modelo de Playboy Alina Puscau. Ha escrito una carta, parece que sincera, de disculpa. En ella asegura que "las palabras son importantes" y que remendará el error colaborando con asociaciones de gays y lesbianas.
2. Nada relacionado con genitales: Ratner también reconoció en radios y revistas “el gran tamaño de sus testículos”, sus proezas en el sexo oral, cómo obligó a Lohan a pasar un test de enfermedades venéreas o su gran potencia inseminadora, descubierta por su médico, que le instó a utilizar preservativos porque si no "las dejarás embarazadas con tan sólo respirar".
3. Tampoco sirve el estilo ‘killer’ de Gesvais en la 68 edición de los Globos de Oro: "¡Te quiero Phillip Morris! es una película en la que dos heterosexuales interpretan a dos gays, al contrario que algunos famosos cienciólogos", en alusión a destacados integrantes de la secta como Tom Cruise y John Travolta.
4. Cuidado con tocar a tótems del negocio: Gervais criticó ‘The Tourist’ sonriendo a la cara de Angelina Jolie y Johnny Depp: "Parece que todo ha sido en 3D este año, salvo los personajes de ‘The Tourist’. Vaya, ahora me siento mal por haber hecho esa broma sin haber visto la peli. Pero bueno, ¿quién lo ha hecho?". Depp se la devolvió más tarde.
5. No morder demasiado la mano que da de comer: Nada de exponer demasiado los entresijos del sistema. Ricky se cebó con los chistes autorreferenciales sobre las tuberías sucias de la industria, lo que enfadó… a toda la industria. La Asociación de la Prensa Extranjera (HFPA, en sus siglas en inglés), emitió una nota diciendo que se había pasado de la raya y que jamás una peli suya volvería a ser nominada, aunque reconoció que fue la mejor gala de los últimos años.
6. Ojo con el paso del tiempo: Nada sobre el botox, toda la sala se sentirá aludida. Gervais aludió a los retoques de Cher y las protagonistas de Sexo en Nueva York, a las que ya vio “en un capítulo de 'Bonanza'.
7. (…) con líos amorosos en auge:"Demos la bienvenida al papá de Ashton Kutcher: ¡Bruce Willis!".
8. (…) con problemas de adicciones: "Va a ser una noche de juerga y mucho alcohol, o lo que Charlie Sheen llamaría un desayuno", dijo Gervais.
9. Deja para luego las denuncias de ombliguismo: Gervais dio paso a los premios a la Mejor película de habla no inglesa como "una categoría que en Estados Unidos no le interesa a nadie".