Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La decepción de Sarah Ferguson

La ex del príncipe Andrés y tía política del príncipe Guillermo habla por primera vez de cómo se sintió al no estar invitada a la boda real inglesa.
El día 29 de abril no fue un día fácil para Sarah Ferguson. Para la ex mujer del príncipe Andrés resultó "bastante difícil" perderse la boda de su sobrino político y Catalina Middleton. Lo ha confesado a Oprah Winfrey en una entrevista que podrá verse este miércoles en Estados Unidos.
Es la primera vez que Sarah habla sobre el 'desplante' que la familia real inglesa le hizo cuando no la incluyó en la lista de invitados a la boda. Lo duro para Sarah fue no estar junto a sus dos hijas, las princesas Eugenia y Beatriz, en un día tan señalado. "Yo quería estar allí con mis niñas", cuenta y asegura que le hubiese encantado ayudar a las dos jóvenes, de 22 y 21 años, con sus tan comentados vestidos (el de Pippa Middleton va por otro lado).
Lo raro es que Sarah se sorprendiense al no estar en la lista. Porque, para decepción, la que debieron sentir hace unos meses su ex marido y su ex familia política al enterarse de que la Ferguson ofrecía contactos con su ex esposo a cambio de dinero.
Volvamos al día de la boda, tan señalado para unos y tan duro para Sarah: "Yo fui la última novia que hizo el camino hacia el altar" en la Abadía de Westminster. El 29 de abril la ex del príncipe Andrés no estuvo en Londres. Tampoco en Reino Unido. "Decidí ir y estar en Tailandia en un lugar llamado Camelia", cuenta. A falta de abrazos familiares, dice que fue la selva quien se encargó de hacerlo.
Aún así, a pesar de la distancia y la no invitación, dice que en cierto modo estuvo allí. Y se atreve a compararse con Diana, de la que dice también estuvo presente. Fue su ex, con el que se casó en 1986 y del que se divorció en 1996, quien le animó. "Me hizo sentir como si estuviese allí". señala Sarah para la que la novia iba "insultantemente bella" y que asegura que Diana "estaría orgullosa" de su hijo.