Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La difícil tarea de encontrar a la joven Carrie Bradshaw

No todas están a la altura (hay que tener mucho estilo) y quienes podrían hacerlo se desmarcan del papel. Buscar a la actriz que dé vida a Carrie Bradshaw en la precuela de 'Sexo en Nueva York' se ha convertido en todo un reto. Quedan descartadas Blake Lively, Elizabeth Olsen y Miley Cyrus.
Nadie quiere hacer de Sarah Jessica Parker. Lo que en principio podría ser un suculento caramelo para cualquier joven actriz de Hollywood -interpretar a Carrie Bradshaw en la precuela de 'Sexo en Nueva York'- se está convirtiendo en todo lo contrario. Algo así como el típico plato que nadie quiere comer. Tres actrices han sonado como posibles candidatas y todas han negado su relación con el personaje. La última ha sido Elizabeth Olsen, quien ha reconocido que no es lo suficientemente 'cool' para ser la joven columnista del New York Observer.
Los rumores sobre la participación de la hermana pequeña de Mary Kate y Ashley Olsen en la precuela surgieron hace unas semanas aunque la joven de 22 años ha negado tener ninguna oferta. Aún así, la actriz y fan reconocida de la serie cree que no estaría a la altura de semejante reto. Ya se sabe lo difícil interpretar a un mito y Carrie Bradshaw lo es. Para eso ha estado seis temporadas y dos películas escribiendo columnas con las aventuras y andanzas sexuales de ella y sus amigas.
Lizzy Olsen dice no estar a la altura y Blake Lively no quiere pensar en la posibilidad de interpretar a otro icono de la moda del Nueva York más pijo. Su nombre sonó con fuerza durante el mes de febrero pero parece que  la novia de Leonardo DiCaprio tiene el cupo 'chic' cubierto con la rica, deshinibida y estilosísima Serena Der Woodsen de 'Gossip Girl'. Ahora lo que quiere es compaginar este personaje con otros totalmente distintos como el que hace en la película 'Hick', donde da vida a una mujer adicta a las drogas y madre de una niña de 13 años. Cero cosas en común con Serena.
Así que por mucho que le pegue ser la adolescente que se 'morirá' por unos manolos cuando cumpla los 30, Blake Lively no será Carrie. Aún así su nombre suena ahora como candidata para hacer de Samantha Jones, la más veterana y deshinibida de las cuatro amigas. De momento son sólo rumores porque esto tampoco ha sido confirmado. De todas formas este papel tiene un punto a favor de Blake: la relaciones públicas vive en un lujoso loft del distrito de Meatpacking alejado del Upper East Side que comparten Serena y Carrie.
Blake Lively hubiese sido la candidata perfecta para Candace Bushnell, autora de los libros en los que se basa la serie y de las novelas ('Los Diarios de Carrie' y 'Un verano en Nueva York') que inspirarían la comentada precuela. Su otra opción sería Miley Cyrus, aunque tampoco está  confirmado que la ex Hannah Montana vaya a ir al instituto de Carrie.
Para esta precuela, que podría convertirse en una serie y que trataría sobre la vida de las cuatro protagonistas de la serie durante su juventud, ya se barajan otros nombres. Selena Gomez, la cantante novia de Justin Bieber, encajaría con la dulce y virginal Charlotte York; mientras Emma Roberts sería la pelirroja Miranda. Tampoco estos dos papeles están confirmados (ni desmentidos). El único que se sabe que no trendrá nada que ver será Michael Patrick King, productor ejecutivo de la serie que también ha ejercido como guionista y director de las dos entregas cinematográficas. Según ha confesado, ya le llega con el periodo de los 33 a los 40 de Carrie. Su juventud y la de sus amigas las deja para otros.