Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

A dios rezando y con la red social dando

Tres chavales católicos crean en Madrid una web para rezar en red en todo el mundo. Hay redes sociales para casi todo, pero lo que aún nadie se había inventado es mayfeelings.com, la primera que quiere rezar para cambiar el mundo. Así como suena. ¡Entérate y alucina!
Hay redes sociales para casi todo, pero lo que aún nadie se había inventado es mayfeelings.com, la primera que quiere rezar para cambiar el mundo. Así como suena. Eso dice su eslogan y así lo repiten sus creadores, tres chavales católicos, en los numerosos vídeos explicativos que han colgado en diferentes páginas. El procedimiento es sencillo: Tú te apuntas, pides a los demás que se echen un rosario porque tu hijo ha nacido, tienes un examen el jueves o te sientes tristón después del finde, y amigos de todo el mundo le dan al botón ‘pray’, lo que viene a decir que están lanzándote un ‘Padre Nuestro’ cibernético. También puede ser un ‘Ave María’, eso no se especifica. El proyecto nació el pasado uno de mayo en Pozuelo de Alarcón (Madrid), con el mes de María como amuleto de la suerte, también recalcado por ellos mismos en su campaña de marketing. Aseguran que ya son unos 25.000 rezadores en tiempo real.
Bosco Ybarra, Joaquín de los Ríos y Santiago Requejo, tres chavales de entre 20 y 30 años, son los fundadores de esta red social, que nació como una campaña audiovisual en 2008 que pedía el rezo del rosario y acabó… como empresa ‘on line’. Para ello han combinado elementos de Youtube, Facebook y Twitter con el único objetivo de “ayudar a los demás y hacer que la tierra se parezca más al cielo”, tal y como explican en sus vídeos promocionales. También están disponibles apps para tu móvil: nunca se sabe cuándo pueden venirte las ganas de que te pillen rezando.
Su primera nota de prensa de resultados incide en las cifras: son ya 25.000 en unos 50 países, se han publicado 40.000 peticiones en un mes que han provocado más de 250.000 oraciones, es decir, una oración cada 10 segundos. Sus vídeos promo sin embargo subrayan la mezcla entre clásico y moderno, utilizando un campo semántico de misa cool: hablan sin transición de los "pray box" dedicados a los "desapadrinados de rezos", también de un "ránking de las peticiones más rezadas de la historia" y de "compromisos de rezo" que se van acumulando en tu perfil; cuantos más, mejor. Este afán cuantificador solo pretende, aseguran, “materializar de alguna forma lo intangible”.
Los creadores tienen claro el enfoque. Joaquín de los Ríos explica el objetivo de su aventura: “En el mundo hay mucha gente que reza, pero hay muchos más que necesitan que recen por ellos”. Santiago Requejo insiste en el concepto de omnipresencia del usuario: “Puedes acordarte de alguien en la consulta de un médico, en clase, en un avión, esperando un taxi… no sé quién eres pero me da igual: rezo por ti”. Y Bosco Ybarra en el target: “Parece que rezar es para gente mayor o gente con problemas o gente que está pasándolo mal: los jóvenes también rezamos”.
El funcionamiento de la red se basa en cuatro pilares principales: Primero el ‘Pray box’, un sencillo editor de texto en el que una persona escribe su petición. Un espacio de 259 caracteres para manifestar por quién quieres que la gente rece, en clave alegre, triste o solidaria. Pongamos un par de ejemplos reales: “Mi mujer está en el hospital, va a dar a luz!” o “Llevo tres meses buscando trabajo y hoy tengo mi primera entrevista”. “Ahí comienza la magia: es el espacio en el que una persona decide dejarse ayudar”, insiste Bosco.
Otro pilar es ‘My five’ (mis cinco): Una combinación “única e irrepetible” que surge cada 24 horas y que aparece a cada usuario. La red te asegura con esto que siempre que escribas un ‘pray’ (‘petición’ para que recen por ti), llegará a, al menos, cinco personas que se han inscrito. Las conozcas o no. La tercera pata es ‘10 most prayed’ (los 10 más rezados), un ránking al uso que va ordenando las peticiones más escuchadas.
La cuarta y última es ‘Now praying’, lo que ellos definen como “el corazón” de la red. Parte de un botón que se llama ‘pray’, es decir, una teclita que, al ser pulsada, indica a alguien que estás rezando por él en ese mismo instante. “Dando al botón adquieres un compromiso con la persona que confiando en la red ha escrito su petición”, dice Bosco. Esta sección ofrece además la posibilidad un rezo conjunto en tiempo real. Es decir, ponerte de acuerdo con tus colegas de red para lanzar un rosario al ciberespacio: “se puede comparar con el trending topic de Twitter pero con una fuerza que solo tenemos nosotros, que es la fuerza de la oración”, explican en el vídeo, de nuevo mezclando campos semánticos religiosos e interneteros.
En contra de lo que podría parecer, y según Requejo, la red no está delimitada a ninguna religión concreta porque "el usuario no tiene que especificarlo, aunque sí puede escribirlo en su perfil particular", claro que "sobre todo predominan los católicos, aunque empiezan a haber bastantes protestantes”. No ha ningún budista, musulmán, thaoista o induísta explícitamente registrado.