Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La droga de Kate se llama amor

La pareja se conoció en 2007 y pese a alguna que otra bronca se volvieron inseparables. No es de extrañar que planeen aumentar la familia.
Cuatro años de noviazgo, una boda por todo lo alto, una luna de miel romántica y… vuelta a la rutina. Kate Moss y su marido, el rockero, Jamie Hince ¡a entrar y salir de coches, a entrar y salir de actos, fiestas, ágapes y sábados noche! Eso sí, al contrario que en muchas otras ocasiones, Kate ha dejado de aparecer con la cabeza colgando, con la mirada perdida... expresado en román paladino, ciega como una mona. Se acabaron las francachelas sin fin: ha llegado el amor. La modelo, toda una bon vivant, ha aprendido a generar dopamina en el coco a base de besos. El amor es su nuevo tren de vida.
En 2007 comenzaron a salir juntos después de que la modelo rompiera una relación más que tormentosa con el músico Pete Doherty. Por entonces, nadie se imaginaba que lo suyo con Hince acabara en boda, pero así fue.
El 1 de julio de este año Kate Moss le daba el 'sí quiero' a Jamie Hince en una boda de lo más rockera. La fiesta corre por sus venas. De hecho, nada más volver de su luna de miel en Córcega la pareja acudió al exclusivo restaurante londinense Wolseley y no se les vio el pelo hasta pasadas las doce del día siguiente.
Aunque ambos han manifestado que, a partir de ahora desean llevar una vida más tranquila y familiar. La modelo desea volver a ser madre (tiene una hija, Lila Grace, fruto de su relación con Jefferson Hack).
Sólo le queda ponerse a ello en serio dejando el alcohol, el tabaco y la comida basura. Un amigo en común asegura que ese es el propósito de la pareja. ¡Por derroche de amor no será!… Así que puede que dentro de poco veamos a Kate luciendo barriguita.