Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Lo más explosivo del cantante revelación

Es cantante, mallorquín y tiene una mascota de lo más peculiar. Danny Leiva nos presenta Chiqui, su perra mezcla de yorkshire y chihuahua.
Miles de fans le siguen allí donde pone su micro, ya sea twitter, Facebook o los escenarios. Se llama Danny Leiva, es mallorquín, y desde hace semanas se ha alzado con el reconocimiento de  “artista revelación”  elegido por más de 200.000 votos. Ese es el premio que mejor le puede sentar a alguien que tiene muy clarito  su sueño artítico: una carrera musical. El público así lo ha decidido: Danny Leiva es el artista revelación del año. Y buena parte de su éxito lo tienen las fans de Anahí que le consideran una voz maravillosa paralela a la artista. “Fin y Vuelta  a empezar” es el título de su primer trabajo. Lo cierto es que ha calado fuerte entre el público y, de hecho, ha sido número dos de los más vendidos en itunes y número 1 de los videoclips de los 40Principales. Bien, ¿eh?

Por eso Coco y yo le hemos echado el ojo para saber si además de artista es de los nuestros, pet-celebrities. Y hemos tenido suerte. Danny Leiva tiene mascota. Una mascota rara, graciosa y juguetona.
Esto es cosa de Coco. Mi Coco quiere hablaros del perro de Danny, que se llama Chiqui. “El nombre se lo puso mi tía porque antes vivió con ella y ahora lo tenemos nosotros. Tiene siete años y es una mezcla de yorkshire y chihuahua”. Para Leiva la pequeña Chiqui es “una mezcla explosiva dentro de un cuerpo pequeñísimo porque unos días es celoso, otros posesivo y el resto cariñoso y dulce. Explosivo, os lo aseguro”. A Chiqui, nos cuenta el artista, le encanta dormir entre las piernas y se pasa el día acurrucado mientras Danny Leiva escucha música. “¿Qué le gusta comer?”, pregunta Coco, caprichosa como ya sabéis y últimamente entrevistadora. “Le encanta todo, TODO, pero sobre todo –nos dice Leiva- la fruta tipo sandía, melón o las mandarinas”.