Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Las familias de Iker y Sara, cortadas por el mismo patrón

No sólo del beso de Iker y Sara viven los medios. La pareja puede dar mucho más de sí. Este fin de semana 'La Otra Crónica' de 'El Mundo' ha dado un repaso a sus familias y sorprendentemente los Casillas y los Carbonero tienen muchas cosas en común.
La resaca del beso de Iker a Sara continúa. España en general (y Facebook en concreto) suspira por uno de los momentos más mediáticos del año. Y mientras las chicas culpan a Iker de sus altas expectativas en cuanto a hombres, los novios más famosos de España (¡sí,  más que los recién casados Pé y Bardem!) han vuelto a ser noticia este fin de semana en 'La Otra Crónica' de 'El Mundo'. El suplemento de los sábados da un repaso de sus familias y sorprendentemente los Casillas y los Carbonero tienen muchas cosas en común.

Chicos de pueblo

Para empezar, los dos son de pueblo. Los padres de ambos proceden de pequeñas poblaciones. Iker es de Navalacruz, un pueblo de Ávila que apenas supera los 260 habitantes. Sara, por su parte, es de Corral de Almaguer (Toledo), un municipio bastante más grande con más de 6.250 habitantes.
Sobre estos pueblos sabemos que Sara conoce el de Iker: este mismo fin de semana los vimos paseando por sus calles. Mientras, parece que el portero aún no ha ido al de Sara. Aunque se ha hablado de que la pareja visitó junto a los padres de ella la iglesia de La Asunción (e incluso se barajó como lugar para darse el 'sí quiero'), 'La Otra Crónica' asegura que la visita de Iker es aún una asignatura pendiente.
"Iker nunca ha estado en Corral de Almaguer. No por falta de ganas. El pasado martes, durante una cena que la pareja organizó en el restaurante El Acebo de Boadilla del Monte (Madrid) para celebrar el triunfo en el Mundial, fue uno de los temas de los que se habló. El portero prometió ir "a principios de agosto" para conocer el pueblo donde se novia se ha criado", explica 'La Otra Crónica'.

Familias tradicionales

El periódico asegura que tanto los Casillas como los Carbonero están "encantados con la relación de los dos" y de momento, ni unos ni otros, "piensan aún en organizar una boda". Según publican, Iker y Sara "tampoco viven juntos". "Primero se tienen que ir de vacaciones", asegura una fuente.
Pero volviendo a las familias, habría que destacar que entre Iker y Sara hay una especial conexión familiar. La relación de José Luis Casillas y María del Carmen Fernández (los padres de él) y la de Goyi y Carlos (los padres de ella) ha sido muy parecida. Ambas parejas se casaron en sus respectivos pueblos y podríamos decir que tanto Papá Casillas como Papá Carbonero se casaron con sus novias "de toda la vida".
Tras la boda, los padres del capitán de la Selección se marcharon destinados a Bilbao. Allí el padre ejerció de Guardia Civil, "a la hora de ser padres (José Luis y María del Carmen) decidieron montar su vida en Madrid. Se mudaron a Móstoles justo antes de que naciera Iker. Tienen otro hijo, Unai, siete años menor que el portero del Real Madrid".
Sara también tiene una hermana más pequeña. Se llama Cristina e, igual que ella, ha dejado el pueblo para estudiar periodismo en Madrid. Igual que Sara, Cristina ha escogido la Universidad San Pablo CEU. ¡Pero ahí no queda todo! Las dos hermanas parece que comparten otra cosa en común. Según apunta el diario, la pequeña de los Carbonero "podría estar saliendo con el jugador del Barça Bojan Krkic". ¡Quién le iba a decir a Goyi Arévalo (empleada de la residencia del pueblo) que le iban a salir los dos yernos futbolistas!

Costumbres de siempre

Si las familias de Iker y Sara son de pueblo, ellos parece que también. La pareja (cada uno por su lado) conservan tradiciones que por mucha fama que cosechen no han olvidado. Iker celebra cada año su cumpleaños en Navalacruz y fue en esta ocasión (en el mes de mayo) cuando llevó a su novia por primera vez a conocer sus raíces. "La trajo Iker para la fiesta que da todos los años por su cumpleaños en el pueblo, en el mes de mayo. Es muy guapa", cuenta un vecino a 'La Otra Crónica'.
Sara también suele ir con frecuencia a su Corral de Almaguer natal, donde su abuela, Presentación, fue la maestra durante muchos años."Viene cada 15 días a ver a su familia. No se la ha subido a la cabeza", explica el dueño del Hotel El Patas que ya le tiene preparado una sorpresa para su visita en agoto.