Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los famosos lo flipan también con el cierre de Megaupload

El mundo se ha levantado en guerra cibernética. La 'ley Sinde' estadounidense acaba de cerrar Megaupload y detener a sus trabajadores. Los famosos españoles, muchos de ellos, del sector audiovisual, no salen de su asombro. Repasamos sus reacciones.
Se ha liado. Puede que no tengas ni idea de los puntos esenciales de la PIPA y la SOPA, la ‘Ley Sinde’ yanqui, y que no te enterases de la huelga-protesta de Wikipedia y varios miles de web más, pero el mundo se ha despertado con el cierre de Megaupload, esa biblioteca del compartir cotidiano, y, como dice Berto Romero, puede que lo del fin del mundo de los mayas no sea ninguna tontería. Anonymous ya ha contestado tocando un poquito la web del Departamento de Justicia de EE UU y de la patronal discográfica, así que extraoficialmente es oficial: el planeta (cibernético) está en guerra. Álex de la Iglesia, Paula Vázquez, Vigalongo o Eduardo Noriega han comentado la contienda en Twitter.
Este lado del planeta se ha acostado/despertado repitiendo la frase que el director de cine Nacho Vigalongo escribió en su Twitter: "¿Qu... que han ARRESTADO a los de megaupload???". Con la cara de ojiplática y la boca abierta, los internautas, es decir, casi todos los ciudadanos del país, han ido flipándolo con la contundencia de la medida, que anticipa más decisiones mastodónticamente desproporcionadas. La única manera de seguir adelante ha sido a base de desayuno: "He leído en las noticias la palabra Megaconspiración. Voy a tomar un café o algo", ha escrito el director al cabo de un rato. Y también:"De repente Internet es Bahía de Cochinos".
Alex de la Iglesia no podía faltar en el debate. Ya repite él que Twitter no es un juguete, sino un arma; así que desde la red social se ha puesto a encañonar sobre uno de los agujeros legales del asunto, puesto que muchos creadores tenían subidos a esa web archivos creados por ellos mismos que nadie tiene derecho a requisar: "Ahora lo justo sería rechazar el cierre de contenidos legales compartidos en #megaupload, no? Que los hay", escribió el autor de 'La chispa de la vida'.
Paula Váquez ha tenido claro lo que estaba pasando desde el principio y como mujer intuitiva que es, se ha limitado a describir una situación emergente: "Comienza la PRIMERA GUERRA MUNDIAL DIGITAL! #Megaupload cerrado, #Anonymous al ataque!!!", ha escrito.
Eduardo Noriega, más en su tono, se ha ido por el lado ideológico: "Megaupload esta acusado, entre otras cosas, de chantaje y lavado de dinero. Unos heroes de la libertad, vamos”. O arremetiendo en general: "Nos llevamos las manos a la cabeza porque cierran una web de descargas ilegales, pero seguimos pagando 40€/mes por la conexión a internet".
El debate en contra, a favor, o en medio, está servido. La cuestión es que la ley es tan de matar moscas a cañonazos que también pueden cerrarte tu blog/web a pesar de no ser estadounidense, sin avisar y de un día para otro. Y también multarte. Ten cuidadín, por ejemplo, si has compartido una canción de Madonna o Lady Gaga, si has añadido unos segundos de alguna peli, o si has ilustrado tu post con una foto de la que no tengas derechos.
El propio Lamar Smith, el congresista republicano estadounidense que ha puesto en marcha la SOPA, podría ser un pirata encarcelable, tal y como explica estupendamente aquí la periodista Irene Serrano. Smith tiene como imagen de fondo de su web personal una foto que pertenece a DJ Schulte, "quien colgó la espectacular fotografía en la red bajo una licencia Creative Commons, para que otros la pudieran usar y modificar pero siempre citándole como autor. Al no mencionarle explícitamente como autor, Schulte podría denunciar a Smith", explica Irene Serrano. Sin pasar por un juez, Smith podría levantarse mañana con su web censurada y un policía esperando.