Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los famosos también pierden el juicio

Los famosos tienen parte de culpa en el colapso del Ministerio dirigido por Francisco Caamaño. Muchos de ellos delinquen con la misma facilidad con la que posan en los Photocalls más selectos. Éstos son los imputados más selectos de la Justicia Española.
Después de repasar las celebrities que han ido a chirona, es el turno de nuestros famosos. El Ministerio dirigido por Francisco Caamaño tiene un problema con la “Cosa Rosa”. Por si no fueran pocas las querellas que los famosos interponen por injurias, calumnias, acosos y derribos, resulta que muchos de ellos delinquen con la misma facilidad con la que posan en los photocalls más selectos.
El juez Liaño procesó a la admiradora confesa de Mario Vargas Llosa, del que dijo: “Lo sigo desde hace tiempo aunque no he tenido la oportunidad de leer nada de él”. ¿La razón? La ex Miss España e sirvió de la picaresca para sacarse el carné de conducir sin tener que examinarse. La maniquí se fue a Gibraltar y allí se compró una licencia. Luego sólo tuvo que convalidarlo y se ahorró el incómodo trago de dar clases para que luego el examinador te suspenda porque cogiste una curva en tercera.
El que fuera el “pequeño ruiseñor” se convirtió en todo un pajarraco durante la década de los 80. Enganchado a la heroína, el ex niño prodigio del cine español fue detenido por la Interpol en Angola, donde era nada menos que mercenario, por un caso de narcotráfico. Años más tarde, ya en España, fue encarcelado durante cinco años tras un episodio relacionado con la cocaína y una persecución policial. Después de estos años oscuros se convirtió de nuevo en héroe nacional tras su gloriosa participación en el reality show 'Supervivientes'
No podíamos pasar por este repaso de las celebrities más chanchulleras sin nuestras dos tonadilleras. La Faraona se vio implicada en un espinoso caso de evasión de impuestos y llegó a pedir una peseta a cada español para pagar su deuda con el fisco. Por su parte la ex alcaldesa consorte de Marbella es uno de los nombres de la “Operación Malaya”, el mayor caso de corrupción urbanística de la Historia de España. Ahí es nada.
Lo de Ana Obregón roza el rollo peleas callejeras. Como si fuera una pandillera de barrio marginal, Ana barajó la posibilidad de contactar con una banda de sicarios conocida como “los Miami” para que le diesen una paliza a Jaime Cantizano. Según una grabación incautada por la Guardia Civil, la popular bióloga quería aleccionar "a ese maricón de mierda" por unas imágenes que iba a ofrecer en su programa.
La primera dama de Ambiciones es la principal imputada del Caso Karlos. Esta operación judicial investiga a los presuntos autores de un delito de fraude a la Seguridad Social, cohecho, tráfico de influencias y falsedad documental en la provincia de Cádiz. Se supone que la Campa le dio unos durillos a un médico para que firmase un papelito que acreditase que la consuegra de Carmen Bazán estaba medio inválida cuando realmente podía formar parte del equipo de 'Al filo de los Imposible'.
La más trash de las famosas casposillas patrias también dio con sus huesos en la cárcel. La vedette que acusó a Ricardo Bofill de haberla dejado embarazada y que viajaba con Loly Álvarez en el coche con el que se estrellaron en la Cibeles estuvo implicada nada menos que en un atraco. La afamada montajista ideó el asalto a una Inmobiliaria con una banda rumano-croata que se apoderó de 140.000 euros en efectivo de forma violenta, casi nada.