Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

¿De quién son estos gayumbos rositas?

Dicen que en ropa interior todos somos iguales, el noble y el mendigo. Estos calzoncillos de tono rosa palo son de alguien de la primera categoría. ¿Quieres saber quién es su dueño? ¿A qué miembro de la Alta Aristocracia pertenece estas ropa interior? Entra y descúbrelo.
Estos calzoncillos rositas son nada menos que de Su Alteza Real el Príncipe Harry de Inglaterra. Y nos congratula saber que la monarquía británica, tan pura en sus formas y tan regia en sus protocolos, deja que la ropa interior de sus miembros se salgan de lo cuadriculado. Sin embargo, apostamos a que la lencería de Camila Parker-Bowles y los gayumbos del Príncipe Carlos no son tan coloridos.
Y es que estas instantáneas evidencian que el Príncipe Harry, de 26 años, es un chico de su tiempo. No sólo en lo que a moda íntima se refiere sino porque entre los jóvenes londinenses se ha impuesto este otoño los pantalones de con el tiro bien bajo. Suponemos que a la Reina Isabel II estas fotos tampoco le habrán impactado y es que después de que la prensa publicase imágenes del nieto de sus ojos vestido de nazi, borracho como una cuba o fumando porros, estas fotos se quedan en una graciosa anécdota.
El desliz de Harry ha tenido lugar, además, en un acto oficial. El Príncipe nos mostró sus prendas más íntimas en una visita al Museo Imperial de la Guerra del Reino Unido al que acudió en calidad de Oficial de la Armada. Y parece que el pelirrojo Enriquito es un militar de primera categoría pero no por ello sale “de comando”.
La ropa interior en las Casas Reales siempre ha sido objeto de interés por parte del Pueblo. Quizás por aquello de que saber que nuestros soberanos usan bragas y calzoncillos los humanizan algo. Nuestra Princesa Letizia ya nos mostró en una ocasión un conjunto lencero gracias a un golpe de viento. Eso sí, era de lo más sobrio, nada que ver con los coloridos slips que nos ocupan hoy.