Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los gogós de Shakira

La cantante colombiana ha pasado de ser la novia de Piqué a la colega de media plantilla del Barça. Éstos son los vínculos que le unen a Xavi, Pedro, Bojan, 'Busi' y Villa, los otros cinco coristas que la acompañaron en unas imágenes que han dado la vuelta al mundo.
A la plantilla del FC Barcelona que levantó por primera vez una Copa de Europa en 1992 se la bautizó con el sobrenombre de la selección nacional de baloncesto de Estados Unidos, que también por primera vez reunió a los mejores jugadores de la NBA: El 'Dream Team'. Los dos equipos jugaban como los ángeles. Ahora el Barça también es un equipo de ensueño, pero si hay un símbolo con el que se le identificará en la memoria de forma inequívoca es con el estrellato de la una diva del pop: Shakira.
La colombiana ha conquistado el corazón de Piqué, pero el Barcelona, como club, como ciudad y como cultura, tienen derretidita a la cantante. Habla en catalán cada vez mejor, lanza piropos a la ciudad condal, sufre en el palco cuando juega el Barça, pero también en el escenario aunque se encuentre en otro país a mil doscientos kilómetros. Después de la consecución de la cuarta Champions, la cantante invitó a medio equipo a subirse al escenario. Otro tanto de la plantilla se encontraba entre el público. No cabe duda, este Barça no es un Dream Team: es el Shakira Team.
No obstante, un romance entre club de fútbol y estrella del pop no es nada sencillo. Y los aficionados de uno y los fans de la otra no lo llevan bien del todo. En los comentarios de los diarios deportivos catalanes no faltan seguidores del equipo que se quejan de que esperaron cuatro horas a los jugadores en el Nou Camp para disfrutar de ellos no más de un cuarto de hora. Se quejan de que parece que tenían prisa por irse al concierto de Shakira. Pero es que allí los fans de la colombiana llevaban una hora y media esperando al inicio del espectáculo porque Shakira no quería empezar hasta que llegasen los chicos del Barça. De hecho, estuvo cuarenta minutos a solas con Piqué en el camerino. Demasiado tiempo. Llegó a crearse un hashtag #fuerafuera de espectadores indignados. Pero, finalmente, la espera mereció la pena y los que accedieron al concierto en el Lluis Companys asistieron a una escena inolvidable.
Los amigos de Shakira del Barcelona subieron al escenario a marcarse unos bailes. Se quedaron abajo algunos como Abidal y Alves, tal vez cohibidos, y Valdés, que tenía cosas mejores que hacer pues fue retratado de magreo con su compañera, Yolanda Cardona. Al final Xavi, Bojan, Busquets, Villa y Pedro firmaron una coreografía inolvidable. Éstos son los lazos que les unen a la diosa del 'Waka-Waka'.
GERARD PIQUÉ
Su novio, Piqué, se comportó sobre el escenario como lo hace de central dentro del área de Valdés. Marcando de cerca, bien pegadito a la espalda, en este caso la de Shakira, a la que no quiso compartir con nadie. Y eso que ya habían pasado en el camerino cuarenta minutos los dos solos. Sólo hubo competencia entre ambos cuando se ejecutaron los bailes de cadera. Piqué movió con desparpajo esa parte de su anatomía que ha vuelto locos a los programas del corazón. Y ella, inspirada por el momento, le dedicó la canción 'Loca', poniendo su nombre donde en la letra dice "tigre": "¡Estoy loca por mi Piqué!"
Tras ese aspecto de jugador comprometido y laborioso, Xavi Hernández oculta a un verdadero juerguista pata negra. Eso sí, bajo la máxima de 'Sólo en las celebraciones, nunca en las concentraciones'. No en vano, el año pasado tras ganar la liga citó a todos los barcelonistas, a todo el estadio ni más ni menos, en la discoteca Luz de Gas. Con Shakira la cosa también viene de largo, porque la colombiana le invitó a subir al escenario recordando la última fiesta que se corrieron juntos en la que, tal y como se dijo, terminaron cantando en un karaoke.
Shakira está enamorada de Piqué, eso está claro, pero sobre el césped el jugador del Barça que le trae de cabeza es Villa. No sólo fue uno de los jugadores más destacados de 'La Roja' en el Mundial de Shakira, el del 'Waka Waka'. En el partido contra el Valencia de este año varias fotos captaron a la cantante en el palco abrazando a su novio con los goles del asturiano. Después de tanto que anotó el ariete en la final de la Champions, Shakira no ocultó su sapiencia balompédica al reconocer la actuación de Villa citándole en el escenario al grito de "¡Qué golazo!"
El pequeño hispano serbio y perla de la cantera barcelonista, Bojan Krick Pérez, está estrechamente vinculado a la pareja protagonista del concierto, Shakira y su compañero Piqué. Con el defensa le une una estrecha amistad. Para muestra las imágenes que captó por casualidad Barça TV en un informativo cuando los dos jugadores se perseguían en calzoncillos slip por los pasillos de la Masía. Por esta vía conoció a Shakira, viendo los partidos del Barcelona en la grada junto a Piqué y la cantante cuando no ha sido convocado por Guardiola. Sobre el escenario, un detalle, cual querubín de la plantilla, fue el único que se presentó con pantalones cortos.
Conocida es la marcha que se traen los canarios, que no tiene que envidiar a la que pueda haber en latitudes caribeñas. Sin embargo, la relación de Shakira y Pedro también viene marcada por el talento futbolístico del delantero. Hasta tal punto que actuando en Milán, Shakira tuvo el valor para interrumpir su concierto y anunciarle a una boquiabierta audiencia que acababa de marcar el Barcelona a más de mil kilómetros de distancia. El tanto era de Pedro y fue el que apuntaló definitivamente al Real Madrid en las semifinales de la Champions. Casi nada.
El caso del hijo del inolvidable portero del Barcelona de los noventa, Busquets, es especial. Su grupo favorito es 'El Canto del Loco' y no sería de extrañar que se dejara caer por el estadio para ver el concierto de Dani Martín, telonero de Shakira. Uno más, el cantante madrileño, que quiso unirse a la fiesta al proclamar que se sentía feliz por la victoria azulgrana porque él es seguidor del Atlético de Madrid: "un equipo amigo del Barcelona", ilustró a los presentes.