Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La hortelana de la Casa Blanca

Por segundo año consecutivo, Michelle Obama echa rodilla a tierra para plantar hortalizas en el huerto de la Casa Blanca. Se toma muy en serio la alimentación sana.
[podcast]http://audios.esradio.fm/10/05/21/grupo-risa-los-desvelos-de-zapatero-11146.mp3[/podcast]divinity.es | EFE
El huerto de la Casa Blanca sigue verde y generoso gracias a los esfuerzos de la primera dama, Michelle Obama, que intenta enseñar a los más pequeños los beneficios de la agricultura y además, mostrarles los frutos de ese trabajo realizado por ellos mismos.
Michelle Obama volvió a ponerse en faena y rodeada de un grupo de escolares no dudó en echar rodilla a tierra para plantar, por segundo año, verduras y hortalizas en el huerto de la Casa Blanca.
Michelle Obama ha puesto gran empeño en promocionar la comida sana, sobre todo entre los más pequeños, a los que asegura que las frutas y verduras son tan divertidos como las hamburguesas y los helados.
Flanqueada por el secretario de Agricultura, Tom Vilsack, y la secretaria de Salud, Kathleen Sebelius, la primera dama apareció entre los aplausos de los menores que vestían camisetas de sus escuelas, la Holling Meadows Elementary School y la escuela bilingüe Bancroft, de gran afluencia hispana.
Mejorar los hábitos alimenticios
"Algunas caras me son familiares", dijo al acercarse a los niños que la esperaban impacientes sentados en una mesa de pícnic con mantel de cuadros rojo y blanco y unas cestas con manzanas en el centro.
Y es que el pasado año los alumnos de la escuela Bancroft ayudaron a plantar la primera cosecha del huerto, a la que dieron seguimiento hasta que recogieron y cocinaron sus frutos con el cocinero de la Casa Blanca, Sam Kaas.
Durante este año se ha abierto un debate en Estados Unidos sobre la necesidad de mejorar los hábitos alimenticios entre la población. Además la primera dama ha abanderado la campaña "Let's Move" para combatir la obesidad infantil, una enfermedad que afecta a uno de cada tres niños estadounidenses.
"La labor que hicieron ha dado lugar a una conversación nacional e internacional, todo el mundo está hablando de este huerto, no solo en Washington, no solo en Estados Unidos, sino en todo el mundo", indicó a los niños que se miraban unos a otros orgullosos.
"¡Esto es fantástico! ¿Se imaginaban el año pasado que pudiera pasar todo esto gracias a su trabajo?" dijo dirigiéndose a los niños a quienes preguntó si estaban dispuestos a repetir su éxito.
Vestida con unos leggins negros y una chaqueta del mismo color con un volante fucsia que le daba un aspecto desenfadado, Michelle se acercó a un grupo de niños que estaban preparando la tierra y, ni corta ni perezosa, se agachó para enterrar unas plantas de brocoli.
Los niños limpiaron el terreno, hicieron surcos con palas y regaron bajo las indicaciones del equipo de cocineros de la Casa Blanca y de algunos funcionarios del servicio de Parques Nacionales.

55 tipos de frutas y verduras

Las variedades que se plantan, cambian según la temporada, entre ellas, lechuga, rúgula, repollo, zanahorias, guisantes, brocoli, coliflor y también ruibarbo, moras y fresas. Como novedad, esta segunda cosecha también incluirá alcachofas, comentó Kaas a un grupo de periodistas tras el evento.
Michelle come con niños en un colegio de New Hampshire
Según la primera dama, el pasado año se plantaron 55 tipos de frutas y verduras diferentes y, a lo largo del año, el huerto dio más de 400 kilos de frutos que si bien se utilizaron en algunas comidas de la Casa Blanca, otros fueron entregados en comedores sociales.
El secretario de Agricultura, por su parte, agradeció a los chicos haberle sacado del despacho y dejar por un día el traje y la corbata para pasar a disfrutar una estupenda jornada al sol haciendo ejercicio.
"Es importante no sólo que ayuden a plantar este huerto si no que se mantengan físicamente activos, los queremos fuertes y que al menos hagan una hora de actividades al aire libre todos los días", dijo Vilsack, quien también ayudó a retirar hierba y a plantar la que será la segunda cosecha de los Obama.
La primera dama de EEUU, Michelle Obama, ya ha hecho anteriormente llamamientos a los gobernadores del país para que la ayuden a combatir la obesidad infantil y se sumen al plan de acción nacional que elaborará dentro de su campaña "Let's Move".
Michelle Obama hizo la solicitud a los líderes estatales en el acto de inauguración de la reunión invernal de tres días de la Asociación Nacional de Gobernadores, cuyo tema de debate es este año el cuidado de salud y la reforma sanitaria del presidente de EEUU.
La esposa del mandatario de EEUU, Barack Obama, dijo en esa ocasión que quería escuchar sus ideas, sus sugerencias, y pidió unidad entorno a su iniciativa, con independencia del partido político que sean.
Michelle Obama recordó que las enfermedades asociadas con la obesidad, como la diabetes, presión alta o problemas cardíacos, cuesta a EEUU casi 150.000 millones de dólares al año.
Advirtió además de que los costes se dispararán en la próxima década si no se hace nada contra la obesidad infantil.
En EEUU uno de cada tres niños estadounidenses es obeso, destacó durante su discurso, en el que tuvo en cuenta que los gobernadores tienen problemas económicos debido a la crisis, al subrayar que en muchas ocasiones se puede mejorar la acción contra la obesidad con iniciativas ya existentes o emplear relativamente poco dinero para planes efectivos.
Los gobernadores podrían abrir un carril bici y permitir al público en general el acceso a los patios de recreo y las instalaciones deportivas de los colegios cuando no hay clases y cambiar el menú en las escuelas a uno más saludable, les recomendó.
Este llamamiento de la primera dama se produjo pocas semanas después de que presentara oficialmente su campaña "Let's Move" (movámonos) para combatir la obesidad infantil y mejorar los hábitos de nutrición y ejercicio.
Todas las agencias del Gobierno se unieron a esta iniciativa, que tendrá listo próximamente un plan de acción nacional. Uno de los puntos que destaca en ese plan es mejorar la nutrición en los comedores escolares.
La Administración ha solicitado una inversión adicional de 10.000 millones de dólares para mejorar la calidad de los programas públicos de comidas y desayunos en la escuela, en los que participan más de 40 millones de niños.
Los Departamentos del Tesoro, Agricultura y Salud invertirán además 400 millones de dólares para instalar tiendas de ultramarinos con opciones alimenticias saludables en lugares pobres.
Otro de los puntos fuertes del plan es el ejercicio y apuesta por una política de "60 minutos de juego al día", en vez de las 7,5 horas que emplean diariamente los niños de EEUU viendo la televisión, usando el teléfono móvil y otros elementos electrónicos.
Y la Administración de Fármacos y Alimentos de EEUU (FDA) comenzará a trabajar con los minoristas y los fabricantes para que los productos lleven etiquetas con información nutricional visible.