Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Golf, pescado azul y amigo de Fernando Alonso: el lado menos conocido de Botín

Madrugador, mucho, se levantaba a las 6 de la mañana a diario para practicar su pasión, el golf, antes de empezar su casi interminable jornada laboral en el Grupo Santander que él creó. Nos acercamos a la vida de Emilio Botín más allá de lo económico, intentando dejar de lado su papel de magnate y heredero, y descubrimos un amante de la dieta mediterránea al que también le gustaba pasear, cazar, pescar, y montar en bici con quien se convirtió en gran amigo suyo y que acaba de llorar su inesperada muerte en Twitter: Fernando Alonso.

botin.jpg
Se levantaba a las 6 de la mañana  para practicar golf, su deporte favorito, antes de llegar al Banco Santander. Era un habitual del campeonato de Santander, su tierra, que se celebra en agosto y en el que Don Emilio se hacía los 18 hoyos del campo de Pedreña con fruición. El golf ha sido su vida, según algunos tanto o más que el banco, y su nieto, Javier Ballesteros Botín, hijo de su hija Carmen y el fallecido golfista 'Seve' Ballesteros, es uno de los golfistas jóvenes destacados de nuestro país.
nietogolf.jpg
Esa costumbre madrugadora incluía el domingo, en que a las 6.30 de la mañana ya había amanecido. Dicen quienes le conocían que a esas horas del amanecer daba un paseo de una hora, y después, un desayuno completo en el que no perdonaba ni los huevos. Y es que Emilio Botín era un gran amante de la dieta mediterránea y, como buen cántabro, tierra de anchoas,  le encantaba el pescado azul. De hecho, muchas noches, para concluir una de sus interminables jornadas de trabajo, cenaba una lata de sardinas en su despacho.
botinymujer.jpg
Sin embargo, el domingo no era un día libre para Botín. Su semana laboral  comenzaba para él y los demás directivos del Grupo Santander, el mismo domingo a las cinco de la tarde, cuando él ocupaba su silla en la sede de Boadilla  y comenzaban las gestiones. Sin saber de dónde sacaba tiempo libre, lo cierto es que el golf no era, ni mucho menos, el único deporte que practicaba. Ciclismo, caza e incluso la pesca están también entre sus aficiones deportivas. También en su tiempo libre le dedicaba tiempo a su familia, lo más importante para él. Casado con Paloma O'Shea desde hace , un matrimonio que le ha dado seis hijos y nada menos que 17 nietos hasta el momento.
fernadoalonsobotin.jpg
Consciente de la importancia de la Fórmula 1 para la marca del Banco Santander, botín era un habitual del paddock. Su pasión por este deporte se materializó en el año 2007, y fue en esos años donde comenzó su relación de amistad con el campeón Fernando Alonso.  Se hicieron amigos, muy amigos, y tenían planes juntos relacionados con montar juntos en bici como habían hecho otras tantas veces. "El miércoles cené con Don Emilio, planeábamos otra vuelta en bici en Singapur... Nos deja un amigo, un gran amigo", ha escrito Alonso, miembro del equipo Ferrari, que está patrocinado por el Banco Santander desde 2010.
botinalonsobici.jpg
Alguna vez sus ‘looks’ quedaron bien lejos del implacable traje de chaqueta al que nos tenía acostumbrados, y fueron muy sonados. Como cuando, en un viaje a Brasil en 2012, se acercó a saludar al Rey Juan Carlos I vestido con un pantalón y polo rojos, zapatos también rojos y calcetines blancos, muy golfista.
botinlookrojo.jpg
Más allá de esta anécdota, lo cierto es que el rojo ha sido su color. El color de su banco en su corbata, sus tirantes y en otros complementos fueron una de sus herramientas de comunicación y parte imprescindible de muchos de sus estilismos. Rojo pasión, como la que, sin lugar a dudas, demostró cada día de su vida este torrente de energía.
rojo