Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

¿Cuáles son los libros favoritos de los famosos?

Los hay que sólo leen uno, La Biblia, como Kaká. Los hay que leen de todo, como David Cantero o Ana Pastor. Y hay auténticas sorpresas, como Alejandra Prat y su Carlos Castaneda o Kira Miró y Amélie Nothomb.
"Hoy libro", decía un tuit de Eva Hache para iniciar en los timelines de todos sus seguidores la que es la celebración más productiva de todas las fiestas españolas: Sant Jordi. Más productiva que La Tomatina o San Fermín, por citar dos ejemplos, porque coincide con el Día del libro y es costumbre regalar un ejemplar. Y ahí no cabe discusión. Más productivo que leer, nada. Res de res.
En Divinity ya hablamos largo y tendido de los famosos que escriben libros. En un día como éste, además, la autopromoción que hacen de sus obras es incluso hasta tediosa. Por eso vamos a dejar de lado a los famosos que escriben y vamos a centrarnos en algo mucho más raro de ver: los famosos que leen.
Y no porque sean famosos van a leer menos, sino porque en este mundo contemporáneo tan estresante, encontrar unas horas para sentarse con la mantita a sumergirse en un mar de negro sobre blanco, es difícil tanto para las celebrities como para los anónimos. Pero veamos qué leen los que pueden leer.
Empezamos con los integrantes de Nena Daconte. Su libro favorito, como no podría ser de otra manera, es 'Cien año de soledad', pero concretamente Mai también reconoce que lee al tremendista francés Michel Houellebecq, o el peruano Alfredo Bryce Echenique. Una actriz que también es fanática de García Márquez es Silvia Abascal.
También sabemos que a Loquillo le encantan las biografías. Y que su favorita es la de Lawrence de Arabia. Un inglés cuya actitud frisaba el desprecio por la vida, fue capaz de gestas heroicas sin precedente alguno y era homosexual. Muy del perfil rockero.
Luego hay varios famosos que se ponen rebeldes con 'El guardian entre el centeno', como Coque Maya, una obra que suele recomendar también Ana García Siñeriz, presentadora de televisión y flamante escritora inspirada por Cormac McCarthy o Vargas Llosa.
De Amaia Salamanca sabemos que le gustan Pérez Reverte y Boris Izaguirre, pero también que hace sus incursiones en la novela negra. Otra actriz despampanante, Kira Miró, tiene una recomendación más interesante: Amélie Nothomb, la escritora belga nacida en Japón autora de 'Estupor y temblores', el genial director de polares de finales de los setenta como Policía Python o Serie Negra. Palabras mayores.
En los actores de comedia, a Carlos Areces le hemos visto alguna vez recomendar algo muy propio 'Valor y al toro', de Mortadelo y Filemón, reivindicando el género del tebeo. Aunque asegura que con el libro que más se ha reído en su vida es con Ultraviolencia de Miguel Noguera. En cambio, otro actor ligado a la comedia, como Gabino Diego, hace suyo el refrán 'en casa de herrero, cuchillo de palo' y se queda con algo más denso: Stefan Zweig.
Un cantante como Alex Ubago tiene como favorito un libro de título muy simpático 'Memorias de mis putas tristes', del Nobel García Márquez. Antonio Orozco, por su parte, no ha olvidado aquel best seller de un escritor del que nunca más se supo gran cosa. Hablamos de la obra 'El Perfume', de Patrick Süskind. Y Leonor Watling flipa con Roberto Bolaño.
Los periodistas tienen que leer mucho. Y la prueba de ello son sus favoritos. Ana Pastor, recomendó en una entrevista a la escritora iraní Azar Nafisi. Francino, del que sabemos que caza conejos muy bien, adora la ficción. 'Cien años de soledad' le volvió loco, pero es un hombre al día, ha tocado palos como Asa Laarson y Murakami sin perder de vista 'eternos' como Vargas Llosa. Exactamente igual que el presentador de informativos David Cantero. En una ocasión recomendó toda una retahíla de autores, André Guide, Ray Bradbury y José Saramago, que demuestran que está hecho todo un ratón de biblioteca.
Gente de la tele más fiestera, como Boris Izaguirre, tiene como referentes a Evelyn Waugh, Christiane Schumman y Thomas Fritz. Pero el grande entre los grandes para el autor de Azul Petróleo: Fitzgerald. Del lado femenino, Carmen Lomana, su Carlos Ruiz Zafón, por supuesto, Fernando Savater o tipos más tremendos como Sánchez Dragó, Pérez Reverte e incluso clásicos, donde antepone a Quevedo antes que Góngora, si bien puntualiza que su autor favorito de todas las épocas es Voltaire. Ahí queda eso. Y eso no es nada comparado con el gusto de Alejandra Prat, que cita a Carlos Castaneda.
En el mundo del deporte hay de todo. Centrados en el fútbol, donde hay más letras de las que parece a simple vista -por ejemplo, Pepe Mel o Terry Vernables, entrenadores, han escrito novelas de ficción- Pardeza, directivo del Real Madrid y ex jugador blanco y del Zaragoza, es experto en escritores de la Bohemia literaria española. Y ha escrito ensayos y todo. Pinto, segundo portero del Barça, lee sobre filosofía oriental. Su entrenador, Guardiola, no lee: devora libros. Quizá su máximo referente sea el poeta catalán Martí i Pol. Su medio Xavi Hernández lee biografías de fútbol. En el Madrid, Kaká, por citar a alguno que rompa la pauta, tiene un libro favorito que todo el mundo se imagina cuál es: La Biblia.