Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Lo mejor y lo peor de la gala de los Prix de Marie Claire

Destacamos los estilismos más acertados de la gala. Goya Toledo, Juncal Rivero, Carmen Lomana y Amaya Arzuaga, brillan. Suspenden Daphne Guinness, Amaia Montero, Miranda Makaroff, Judith Mascó y Marisa Paredes. Adivina por qué y opina tú también.

ORO: Nieves Álvarez. La hombrera es una preciosidad. El dibujo geométrico destaca todavía más su figura.

 

PLATA: Los modelazos de Tilda Swinton y Laura Ponte. Uno es más baggy y el otro es más chino, pero los dos están cortados por el mismo patrón. Tilda combina malva con naranja, color block por excelencia. Y de Laura,decir que es muy complicado lucir tan femenina con un look tan masculino. El violeta con morado, genial.

 

BRONCE: La manga de murciélago de Goya Toledo. No es de extrañar ya que ella siempre lleva un toque especial.

EN LOS PUNTOS

Juncal Rivero y su vestido minimalista con un corte muy bonito, inusual. El clutch en la mano del color flúor, un detallito de coquetería que nos tiene completamente locos. Además, el zapato que ha elegido la ex Miss España también triunfa como la Coca-cola.

La trenza a un lado, un detalle romántico, el maquillaje muy juvenil y el vestido de David Delfín, el maravilloso de la última edición de Cibeles con los colores Divinity. Carmen Lomana acertó de lleno, sobre todo porque tiene el don de la sorpresa. Era difícil imaginar que iría con este look.

El escote en V de la diseñadora Amaya Arzuaga. Una más que se une a la lista de femme fatales que viene acechando en los últimos tiempos con este look subidito de tono. La diseñadora también estaba sobria, elegante y provocadora con esos tonos oscuros. Impecable.

El vestido de Ángel Schlesser de Goya Toledo también fue una sorpresa. Se trata de una de las mejores propuestas de Cibeles este año. Muy sencillo, con asimetrías, pero con mucho equilibrio. Elegante. Y muy del estilo de la presentadora, que siempre busca una sobriedad sofisticada muy singular.

La espalda de Irina, espectacular, un equilibrio de lo más sensual: el vestido completamente cerrado por delante y tan abierto por detrás. Además, como fue la parte de su fisonomía que más brindó a los presentes, que no se quede sin reconocimiento.