Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

¿A quién pertenece esta pantorrilla?

Un pantalón blanco con rayas azules. Un puño de manga amarillo. Una mano que busca y encuentra. ¿A quién pertenece esta musculada extremidad? Hagan sus apuestas.
Un pantalón blanco con rayas azules. Un puño de manga amarillo. Una mano que busca y encuentra. ¿A quién pertenece esta musculada pantorrilla? ¿Quién rebusca sin ser consciente de que decenas de ojos escrutan curiosos la parte de su fibroso cuerpo donde la espalda pierde su nombre? Hagan sus apuestas.
¡Efectivamente! A pesar de que ninguno de sus tatuajes le delataba desde esta perspectiva y a pesar de que sus característicos ojos claros no entraban en la toma, el trasero de David Beckham es casi inconfundible. Ahora que por fin va a ser padre una niña tras sus tres varones con Victoria, el jugador de los Los Angeles Galaxy celebraba con este gesto (uno de los dos) su triunfo ante los Seattle Sounders.