Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

¿Le ponen los famosos a sus hijos nombres de moda?

Estamos acostumbrados a que un baby-vip (Sofía, sin ir más lejos) inspire a las futuras madres, pero no tanto a que los famosos se dejen llevar por la moda popular. Comparamos los nacimientos recientes con los 100 nombres más registrados en España en el último año.
Estamos acostumbrados a que el nombre de un baby-celeb (Sofía, sin ir más lejos) inspire a las futuras madres, pero no tanto a que los famosos se dejen llevar por la moda popular a la hora de visitar el registro. Ocurre actualmente con la versión femenina de Martín, Carlos o Daniel (Martina se llama la niña de Fergó y Carla la de Carolina Cerezuela). Pero hay más. Nombres que obvian la valiosa norma de 'no facilitar que crucifiquen al niño en el recreo', internacionales neutros para papás viajeros, clásicos en desuso... Descubrimos varios fenómenos al comparar el universo de los nombres de hijos de famosos con los 100 más registrados en España en el último año.
Ya dijo Risto Mejide, publicista y creador de eslóganes profesional, que poner el nombre de su hijo Julio fue "la campaña más importante de su vida". Y no le faltaba razón. Él eligió uno que a priori cumple dos requisitos importantes cuando una pareja se sienta a decidir: que imprima carácter singular sin que suene a extraterrestre y que tenga cierta tradición pero no llegue a casposo. El romano Julio, curiosamente, no está dentro de la lista de los 100 nombres de varones preferidos por los españoles en 2010.
Y no es la única sorpresa. Los seis primeros, según el Instituto Nacional de Estadística, son Daniel, Alejandro, Pablo, Hugo, Álvaro y Adrián. En las chicas también hay novedades: la eterna María pierde fuelle y pasa al tercer puesto, por detrás de Lucía y Paula, que ganan la quiniela y van seguidas de cerca por Daniela, Sara y Carla.

Olvidados 'in'

Carolina Cerezuela y Carlos Moyá son un ejemplo de padres jóvenes (muchos de ellos profesionales liberales o artistas) que contribuyen a que un nombre con solera tendente al olvido, y generalmente en versión femenina de un masculino más común, recobre fuerza: Su hija Carla nació hace poco más de un año y lució vestidito blanco en la reciente 'boda sorpresa' de sus padres en Mallorca.
También Martina (diez puestos después) parece estar en el candelero. El femenino de Martín ha sido la elección para la primogénita de la cantante Nuria Fergó y José Manuel Maíz, nacida pasado 17 de julio. La actriz Melanie Olivares, que acaba de anunciar su primer embarazo, también lo eligió para la niña que adoptó hace cuatro años.

Clásicos populares

La corredora palentina Marta Domínguez prefirió apostar sobre seguro a últimos de mayo con su Javier (puesto 8 en la lista de los 100). También le pasó, y también en mayo, a la bailaora Sara Baras, quien eligió José para su primer hijo, situado en un sorprendente número 43 en la lista de los más usados. Parece que el carpintero pierde adeptos a medida que el mundo se globaliza.
Miguel Bosé, flamante padre a través de un vientre de alquiler norteamericano, prefirió una de cal y otra de arena a la hora de visitar el registro. Diego (puesto 9) para uno de los gemelos y Tadeo para el otro, que no está.
Los que no paran en su énfasis reproductor son la pareja de moda en los negocios paralelos a la Fórmula 1, el matrimonio Agag-Aznar. El último y cuarto miembro del nuevo clan se llama Alonso, como su tío, un aristocrático nombre que no tiene muchos seguidores en el siglo XXI a juzgar por su ausencia de la lista. Sus tres primeros varones son: Alejandro, que sí está y bien arriba (2) haciendo honor a su padre, Rodrigo (38) y Pelayo, asturiano héroe que no consta en la lista nacional. Las referencias al medievo son obvias.

Papá sabe inglés

Alejandro Sanz presentó a principios de este verano a Dylan, un nombre más de allí de que de aquí, aunque eso, a juzgar por otros ejemplos que aportaremos más adelante, no es impedimento para que esté en la lista de los 100 favoritos. El cantante y la madre, Raquel Perera, anunciaron su nacimiento por Twitter con estas emotivas palabras: "Y la vida se abrió paso entre cantos de sirena… y Dylan vino al mundo para salvarlo de sí mismo… bienvenido mi pequeño Dylan. Tu llanto es la sinfonía perfecta". Dylan y su llanto no entran en la lista, pero sí dos parecidos, como Ian (92) y Ryan (65).
Seguramente uno de los motivos que llevó a la pareja Cruz-Bardem a llamar Leo a su primer descendiente tiene que ver con el mismo espíritu internacional que Sanz, aunque más neutro. Algo parecido les ha podido pasar a los 616 progenitores que han aupado el nombre al puesto 80. Eso, o que Leonardo (que no está) les parecía demasiado largo.

Singularidad al poder

Pepe Reina presentó a finales de mayo a Luca, su tercer hijo y primer varón, ausente versión italianizada de Lucas en la lista, aunque con 's' se incluye en el puesto 21. Alma, la mayor, está en el puesto 80 y Grecia, la mediana, no está. Tampoco en el registro del país al que hace referencia.
Mar Flores, casada con el empresario Javier Merino, llegó al quinto hijo más o menos de golpe. Es decir, con dos gemelos de nombres singulares aunque no estrambóticos (más en la línea de Julio Mejide), como son Bruno (54) y Darío (45). Ninguno de sus tres primeros vástagos, Carlo, Mauro y Beltrán, parece gustar a muchos españoles. No están entre los 100 primeros.
Nombres singulares los de Mar Flores por ser clásicos tendentes al desuso que nada tienen que ver, en principio, con otros en curioso repunte, como Izan (25), Aaron (40), Mohamed (53), Biel (71) o Yeray (94) para ellos. O Noa (20), Aya (58), Malak (62) y Luna (86), astro que se mantiene desde la época hippie tardía y tiene cierta familiaridad con  el estilo Bimba Bosé, que eligió June para su reciente retoño.