Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La rubia favorita de Chanel cumple 40

¿Sabías que a Claudia le gusta leer, la música y los bailarines? ¿aY que es católica practicante? Aprovechamos que la super top de los 90 está de cumpleaños para dar un repaso a su vida. ¡Felicidades rubia!
Puede estar orgullosa, la vida de supermodelo no le ha tratado nada mal.  Claudia, una de las mujeres más deseadas del planeta, cumple 40 años este 25 de agosto (justo la mitad de los que cumple Sean Connery, otro que sigue siendo un objeto de deseo a pesar de los años). Hasta llegar a este punto, la alemana ha acaparado centenares de portadas, ha probado suerte en el cine,  es madre de tres hijos y se ha convertido en una muestra de serenidad madura y plena.
La modelo alemana fue madre por tercera vez en el pasado mes de mayo. Una niña. Sus otros dos hijos, Caspar de 7 años y Clementine de 5, completan la familia de Claudia Schiffer y Matthew Vaughn. Schiffer y Vaughn se conocieron en una fiesta en Los Ángeles (EE.UU), se casaron en 2002 y tiene su residencia actual en Suffolk (sur de Inglaterra).

Una modelo pionera

Claudia nació en Rheinberg, Alemania, el 25 de agosto de 1970. Es la hija primogénita de un prestigioso abogado que deseaba que su hija estudiara Derecho y, en un principio, no vio con buenos ojos la inclinación de ésta hacía el mundo de la moda. Ha cursado estudios de danza y piano y tuvo que terminar el último curso del bachillerato por correspondencia debido a sus compromisos profesionales.
Fue descubierta en enero de 1988, cuando contaba con 17 años, por Dominique Galas y Michel Levaton, cazatalentos de la agencia de modelos Metropolitan en una discoteca de Dusseldorf (Alemania). Asombrados por su belleza y su gran parecido con Brigitte Bardot, le propusieron trabajar como modelo y se entrevistaron con sus padres para lograr su consentimiento.
Embarazadísima y llevando a su hijo al colegio. (Gtres)
La modelo recordaba este episodio en una entrevista para la revista "¡Hola!" del año 2000, en la que comentaba: "Estaba bailando con unos amigos y, aunque me sorprendió, no me lo tomé muy en serio. Después, cuando invitaron a mis padres a París, y les explicaron qué pretendían de mí, es cuando comencé a pensar que estaban hablando de verdad".
En la primavera de 1988 Claudia viajó a la Ciudad Luz, acompañada de su madre, para iniciar su carrera como modelo de pasarela y en pocos meses se convirtió en una de las 'top model' más cotizadas.
La 'nueva Brigitte Bardot', comparación que ella detesta, mide 1'83 centímetros de altura y sus medidas son 92-62-92 y en sus primeros años estuvo considerada por muchos como la mujer más bella del mundo.
Disputada por las revistas de moda más prestigiosas, fue descubierta en una de ellas, Vogue, por su compatriota Karl Lagarlfeld, diseñador de Chanel, que la convirtió en la modelo estrella de la firma en sustitución de Inés de la Fressange.
La alemana se convirtió así en la primera modelo rubia que trabajaba en Chanel desde su creación, ya que Coco Chanel siempre se había negado a incluir modelos con este color de pelo en sus desfiles. Además de la imagen Claudia Schiffer encarnó también el aroma Chanel al ser elegida para promocionar 'Cristal', la nueva fragancia de la firma francesa.
En 1991 rodó los anuncios publicitarios de la nueva línea de cosméticos otoño-invierno de Margaret Astor y en abril de 1992. Ese mismo año firmó un contrato en exclusiva con la firma de cosméticos Revlon para ser la imagen de la firma durante los siguientes tres años,  por el que percibió diez millones de dólares.

Contratos millonarios

El poder de atracción de la modelo era tal que, por ejemplo, el 18 de febrero de 1993 participó en la Pasarela Cibeles de Madrid (España) y Claudia  realizó sólo cuatro de las más de veinte salidas que integraban el desfile. Por ese trabajo percibió dieciséis mil quinientos dólares de los de la época. En esta etapa, su vida transcurre entre Nueva York y el barrio de Marais, en el corazón de París, con frecuentes escapadas a Dusseldorf para visitar a su familia.
Durante el verano de 1993  unas fotos de Claudia en "top-less" en un yate en la isla española de Mallorca, en compañía del cantante Peter Gabriel, dieron la vuelta al mundo. La modelo denunció por ello a los "paparazzi" pero el fallo del tribunal consideró que no era una intromisión a la intimidad ya que la pareja estaba en una zona pública.
En 1994, comienza a hacer sus pinitos en el mundo de la televisión, sin dejar su contrato con el mundo de la moda. Presentó "Una noche en Montecarlo" donde entrevistó a varios personajes famosos. También se introdujo en el ámbito editorial presentando el libro "Memorias y confidencias" donde contaba a sus fans sus gustos y aficiones.
En 1995 presentó en la cadena alemana RTL-2 el programa "Close up" donde realizó entrevistas en tono desenfadado a multitud de personalidades de distintos ámbitos sociales.
Sus apariciones en las pasarelas se redujeron bastante a partir de ese año por el incidente que protagonizó junto a su mentor Karl Lagarlfeld, cuando éste señalaba en varios medios de comunicación que Claudia "estaba pasada de moda" y que era buena para la cámara fotográfica pero no para desfilar.
Según el gurú de la moda, el prototipo de belleza que ella representaba, tipo Barbie con sinuosas curvas, cambió a favor de las modelos esqueléticas que rozaban la anorexia.
Sin embargo, la modelo no llegó a dejar el mundo de la moda, aunque si se introdujo en nuevos negocios como los videos de gimnasia y la inauguración de la cadena de restaurantes Fashion Café, junto a las "top model" Naomí Campbel y Elle Macpherson. En 1997, trabajó en la película "Blackout" de Abel Ferrara. También en ese año firmó un supercontrato con la empresa de cosméticos L'Oreal y la marca de coches Citroen. En la primavera de 1998 fue la modelo estrella de su compatriota el diseñador Wolfgang Joop.

Aficiones y solidaridad

Entre las aficiones de la modelo, presentadora y actriz, siempre ha comentado en varios medios que le entanca la lectura, con especial predilección por las biografías, especialmente de pintores, y por la obra de Balzac. Es también una gran aficionada al cine y le encanta el arte. De hecho hace unos años comenzó una colección de arte moderno y ha confesado que su pintor favorito es Cezanne. De hecho frecuenta las salas impresionistas del Museo D'Orsay de París y las galerías de arte contemporáneo.
También le gusta la música, habiendo declarado que es una gran admiradora de Prince y del tenor Plácido Domingo. Ha veraneado en España desde muy pequeña, concretamente en la casa que sus padres tenían en el Puerto de Andraitx en Mallorca. Es católica practicante y colabora en asociaciones de protección de la infancia y de ayuda a enfermos de SIDA.
Trabajó con Unicef en un proyecto para la erradicación de la polio en el mundo en Bangladesh, algo que le llenaba de orgullo como comentaba en una de las páginas de la mencionada revista española: "Se me encoge el corazón cuando pienso en los niños y lo  que tienen que hacer para conseguir una vacuna, agua y alimentos. Creo que lo mejor que me ha pasado ha sido descubrir como esas personas tan pobres (de Bangladesh), tan necesitadas de bienes materiales, afrontan la vida".

Relacionada sentimientalmente con príncipes y bailarines

A Claudia Schiffer se la relacionó sentimentalmente con Alberto de Mónaco y también con el bailarín Julio Bocca. En 1994 anunció su compromiso con el famoso y millonario mago David Copperfield. En distintos medios se dijo que esta relación no era verdadera y que simplemente se debía a un acuerdo empresarial de las dos partes para promocionar sus respectivas imágenes que en aquellos momentos se encontraban a la baja. Por la difusión de estos rumores, la modelo y el mago demandaron a los medios implicados.
Felizmente casada con el cineasta británico Matthew Vaughn, vive una etapa dulce con sus tres hijos y, ahora, a sus cuarenta años, quiere seguir demostrando que la belleza puede permanecer por fuera y por dentro, gracias a su contrastada solidaridad con los más desfavorecidos.