Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Ya lo sabíamos, pero: Tom Cruise es una diva

Que Tom Cruise hace cosas raras ya lo veníamos viendo, que su esposa y él son una pareja muy rara también, que debe de tener un ego del tamaño de Júpiter también y que probablemente no está muy bien de la cabeza también. Pero merece la pena contar este nuevo capítulo de sus aventuras.
 
¿Cuál es la diferencia entre estas dos fotos? La de la derecha, donde podemos admirar a Joshua Jackson y Diane Kruger, nos colma de envidia y felicidad: una joven pareja de actores, ambos atractivos, felices y poseedores de su voluntad. La primera, donde Tom Cruise posa con esa figura de cera que funciona a pilas y anteriormente era conocida como Katie Holmes, sólo nos aporta terror. Pero no más terror que cualquier otra foto de estos dos, ojo. El mismo.
Ambas fotos fueron tomadas con una diferencia de 45 minutos en la alfombra roja de los National Movie Awards, celebrados en Londres, después de que, según varios responsables del certamen, Tom Cruise montase un numerito considerable al enterarse de que Joshua Jackson también estaba allí. Hagamos memoria: muchos recordaréis que cuando Katie Holmes tenía voluntad propia y un trabajo triunfó gracias a Dawson crece, una de esas series con un protagonista pedante e insoportable que triunfan de manera incomprensible. Durante la primera temporada de la serie tuvo un romance con Joshua Jackson, que era otro de los cuatro protagonistas de la serie. Pese a que duró un año, Katie Holmes lo considera su primer amor y en su día le dedicó estas bellas palabras en la revista Rolling Stone: "Él fue mi primer amor y fue algo tan increíble e indescifrable que siempre lo guardaré como un tesoro. Y me siento afortunada porque ahora él es uno de mis mejores amigos". Sí, hasta que llegó Tom.
El actor más taquillero de los últimos treinta años llamó a los responsables del evento exigiendo todo tipo de condiciones sin las cuales no aparecería. En primer lugar, que Joshua Jackson y Diane Kruger se sentasen muy, muy lejos de Katie y él. En segundo lugar, pidió seguridad extra (por si Joshua o Diane le agredían con una bolsa de fish'n chips, claro está). En tercer lugar pidió dos camerinos, uno para él y otro exclusivo para Suri donde se asegurasen de que tenían entretenida. Tom y Katie llegaron a la gala 45 minutos después que Joshua y Diane, un cuarto de hora después de que hubiese empezado la gala.
¿Por qué no traen el año que viene a estos cuatro a los Goya? Sería divertidísimo. Por cierto, recordemos que pese a la promesa de amistad eterna que Katie hizo a Joshua tras su ruptura, ni siquiera estuvo invitado a la boda de Tom y Katie en Roma. Extrañamente Penélope Cruz, ex de Tom, sí estaba invitada, pero no pudo acudir porque por aquellas fechas estaba en Nueva York promocionando Volver. Sin embargo a Joshua nunca le llegó su invitación. En su día el actor, ahora flamante protagonista de la serie Fringe, declaró a Fox News que no había vuelto a saber nada de Katie desde que cononoció a Tom en 2005. Y añadió lacónico: "la invitación a la boda debió de haberse perdido con el correo. Tal vez no quisieron invitar a amigos solteros".
A lo mejor lo prohíbe la Cienciología.