Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La sorpresa de Halloween, el bebé sin cabeza de Alejandro Sanz

La pareja del cantante le echa un cable tras las polémicas con otra fotico de su hijo.
Por fin noticias presentables de Alejandro Sanz en Twitter. Tras su tremebundo error de confundir a Marta del Castillo con Marta Domínguez, una niña asesinada con una atleta imputada en redes de dopaje, su pareja, Raquel Perera, ha echado una cortina de humo publicando una foto de Dylan.
El pequeño, tercer hijo de Alejandro Sanz, nació este pasado mes de julio. Y se llamó Dylan, como el retoño de Víctor Valdés y Yolanda Cardona, el protagonista de Sensación de Vivir y un cantante al que casi nadie conoce. Todavía no le hemos visto la cara, pero poco a poco, con fotos como ésta se va completando el collage.
Todo esto parece una broma más de Halloween, el bebé está llegando a nuestros globos oculares de trozo en trozo, 'descuartizado'. Primero apareció una manita y el tuit de rigor edulcorado y glaseado: "No sabia que era posible tocar con mis dedos el dulce sentir de la paz y la calma...la pureza y la verdad".
Y ahora nos muestran orgullos el cuerpo entero sin cabeza. Dylan estaba disfrazado para la tenebrosa fiesta. Su madre acompañó la estampa difundida en Twitter con estos cariñitos antropófagos:  "tentada de comerme mi calabaza de Halloween… entera".
Entera no, Raquel. Por partes, como las fotos que nos regalas.
En cualquier caso, lo que deja ver todo esto es un estado de felicidad de la mami envidiable. Y una lozanía del crío considerable para el tiempo que tiene. Por declaraciones en una de sus escasas apariciones desde que dio a luz, la pareja del cantante confesó que la maternidad no le está suponiendo ningún esfuerzo extraordinario. Tanto es así que, como siga resultando así de fácil, explicó, no le importaría tener muchos más.