Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

¿Os suena este sofá, 'amigos'?

No tiene nada de especial, pero sí. No es el último grito en diseño, ni en su etiqueta figura un nombre compuesto de primer orden, pero esta masa naranja de cojines y madera es ya un símbolo de fraternidad y buen rollo. ¿Aún no caes? ¡Se vende el sofá de ‘Friends’! Razón: haz click.
No tiene nada de especial, pero sí. No es el último grito en diseño, ni en su etiqueta figura un nombre compuesto de primer orden, pero esta masa naranja de cojines y madera es ya un símbolo de fraternidad, buen rollo y todo lo bueno que pueda rodear a un café humeante cuando, en las calles de Nueva York, el frío ataca. ¿Aún no caes? ¡Se vende el sofá de ‘Friends’! Si lo quieres para tu salón o para tu rincón de las siestas en el estudio, podrás hacerte con él en una subasta de Los Ángeles. Repasamos otros objetos de deseo a tiro… lo mismo hasta te solucionamos algún regalo de Reyes.
Diez temporadas. 24 capítulos cada una. Seis amigos. Dos pisos enfrentados y un tercero que se ve por la ventana del comedor. Los noventa no serían lo mismo sin ‘Friends’, una serie que revolucionó el modo de abordar y entender las sit-coms. Los responsables de su subasta serán la casa ‘Profiles in History’ el próximo día 15 de diciembre y prevén conseguir, al menos, 6.000 dólares. ¿Tienes suelto?
Rachel y Ross se besaron y discutieron en este sofá del ‘Central Perks’, mientras el camarero miraba receloso. Chandler y Monica ocultaban el comienzo de su relación a duras penas. Joey miró absorto los primeros acordes de Phoebe en ‘Smelly cat’:
Smelly cat, smelly cat
what are they feeding you?
Smelly cat, smelly cat
it’s not your fault!
Los zapatos rojos de Judy Garland en el clásico 'The Wizard of Oz' (‘El mago de Oz’) son otra opción a tener en cuenta para estas navidades. Tendrás que volar a Nueva York para conseguirlos, concretamente al Plaza Atenea, pero este icono del cine del siglo pasado podría estar en su armario. O en una urna cerca del sofá de Friends en tu salón.
Estuvieron en los pies de Dorothy, muy cerca de Totó, rodeados un espantapájaros que habla, un león cobarde y un hombre de hojalata. Podrás viajar de nuevo al hogar desde cualquier parte del mundo con apenas unos golpecitos de talón: “Se está mejor en casa que en ningún sitio”.
Siguiendo con la redecoración del salón, los fans de Norma Jean Dougherty pueden renovar los cuadros de las paredes con la primera sesión de fotos que protagonizó en la década de los 50. Entonces tenía 19 años, aún no se había teñido del rubio platino que le haría famosa  y su leyenda estaba a punto de eclosionar. ¡Visionarios, este es vuestro regalo!