Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La suerte de la fea la guapa la desea

Kelly Osbourne y Rumer Willis protagonizan sendas campañas de moda y afianzan su presencia en el olimpo de las famosas más codiciadas. ¿Están cambiando los modelos de belleza?
A más de uno le dejará ojiplático saber que dos firmas de moda han fichado como imagen de marca, y casi a la vez, a dos chicas del mundo celebrity que no responden a los patrones habituales. ¿Están cambiando los modelos de belleza o hay algún tipo de interés más allá de estos contratos? La elección nos parece estupenda, pero no deja de chocarnos: durante décadas se nos ha acostumbrado a creer que sólo los pibones venden.
Rumer Willis protagoniza la nueva campaña de los diseñadores americanos Badgley Mischka. Sí, la hija de 22 años de Demi Moore y Bruce Willis, ésa que, aun pareciéndose a sus padres, no ha terminado de heredar su atractivo. ¿Quizá le han tocado en gracia los rasgos más masculinos de ambos? Lo que está claro, sobre todo teniendo a Ashton Kutcher como padrastro, es que no es la más guapa de la casa. Pero ella lucha por estar en el ojo público, y cada vez se la ve más en los photocalls de todo sarao que se precie, apostando por su carrera como actriz y modelo. (Qué manía. ¿No hay nada más a lo que las jóvenes aspiren a dedicarse?).
Las mentes más retorcidas tenderán a devanarse los sesos pensando en el porqué. Badgley Mischka es una firma habitual de la New York Fashion Week, dirigida a un público adulto y clásico y muy conocida en Estados Unidos por sus trajes de novia. ¿Por qué Rumer Willis? ¿Necesitan una famosa a toda costa? ¿O el objetivo a largo plazo es Demi Moore y esto es peloteo puro y duro? Otras mentes más puras pueden pensar que simplemnete la chica encarna la imagen que buscan.
El segundo fichaje reciente que descuadra un poco es el de Kelly Osbourne por parte de Material Girl, la línea de moda adolescente que diseña para Macy's la hija de Madonna, Lourdes Leon. La joven Osbourne, que se hizo famosa por el reality show que versaba sobre la vida de su familia, no responde, desde luego, al canon de chica modelo que suele protagonizar las campañas publicitarias, pero eso ni siquiera importa: para gustos, colores. Ya fue, además, imagen de Accessorize y desfiló para los diseñadores Heatherette. Lo verdaderamente insondable es el hecho de que una marca destinada a chicas de 13 años haya escogido como embajadora a una mujer de casi 27.
La hija de la estrella del heavy metal pasa así a sustituir a Taylor Momsen, la Gossip Girl rebelde que no ha terminado de encajar con 'las madonnas', pero que era un fichaje mucho más coherente: ídolo entre las teenagers y teenager en sí misma. ¿Por qué Kelly Osbourne? ¿Porque tiene el punto rockero-sinistero-punk que le gusta a Lourdes Leon? Si ése era el requisito principal, podrían haber valorado otras candidaturas también, como la de Debbie Harry (sexagenaria cantante de Blondie) e incluso la de nuestra Alaska.
Ver más de: