Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El suicidio de varios jóvenes homosexuales toca la fibra de las celebridades

Cuatro adolescentes homosexuales se han suicidado en las últimas tres semanas. Lady Gaga, Ricky Martin, Perez Hilton o Darren Hayes piden desde Internet y televisión a los jóvenes homosexuales que no tomen medidas drásticas.
En España suena a debate superado, pero en Estados Unidos el matrimonio entre personas del mismo sexo es ahora una de las patatas calientes de políticos y debates televisivos. Está reconocido a nivel estatal únicamente en seis estados. La lucha más sonada fue la de California, que unió la voz de muchísimas celebridades cuando en 2005 el gobernador Schwarzenegger prohibió las uniones entre personas del mismo sexo apoyado por el presidente Bush. Desde 2010, eso sí, los matrimonios entre gays y lesbianas vuelven a ser legales en ese estado. Pero lo que ha ocurrido ahora va más allá: cuatro adolescentes homosexuales se han suicidado en las últimas tres semanas por el acoso de su entorno. Las celebridades, esta vez a través de Internet, se han vuelto a pronunciar.
Tyler Clementi, de 19 años, Seth Walsh, de 13, Asher Brown, también de 13, y Billy Lucas, de 15, se han suicidado en las últimas tres semanas. Los cuatro tenían en común ser homosexuales y, al igual que 9 de cada 10 homosexuales en la escuela, según los datos de un estudio realizado por GLSEN, sufrir abuso verbal y físico por ello. Esta página no está hecha para dar consejos morales, pero sí podemos transmitir los que dan las celebridades, que son las protagonistas aquí. Y muchas de ellas se han lanzado a Internet a dar un consejo a todos estos jóvenes: que esperen, que las cosas mejoran una vez abandonan el instituto. Lo han llamado 'It gets better Project'.
La idea consiste en que gays, lesbianas, bisexuales o transexuales de todo el mundo suban a YouTube un vídeo contando su experiencia y dando ánimos a los que se encuentran sufriendo la intolerancia de su entorno, una realidad tristemente presente en todos los lugares que no son grandes ciudades. La mayoría son personas anónimas, pero en medio de todas ellas se han colado algunos rostros más o menos conocidos, ya sea a nivel mundial o a nivel televisivo en Estados Unidos.
El cantante Darren Hayes, ex líder de Savage Garden y que actualmente continúa con su carrera en solitario, cuenta en su vídeo: "soy gay, tengo una carrera que adoro y un novio al que amo sobre todas las cosas, así como una familia y unos amigos que me quieren tal como soy. Pero no fue siempre así. Creciendo lo pasé realmente mal. A los trece años en el instituto me acosaban hasta tal punto que me planteé no volver allí. Parecía que todos sabían que era gay antes de lo que supiese yo. Había algo de mí que no gustaba a los demás niños y no sabía explicarme qué era. Me insultaban y me pegaban. Y era por ser gay".
Michael Urie, conocido por interpretar al pelotillero Marc en 'Ugly Betty', cuenta "yo tuve suerte. Soy de Texas (¡¡¡!!!???). Tuve mucho apoyo cuando crecía. Nunca me hicieron sentir que era un bicho raro. Tenía gente a la que acudir. Pero sé que no todos tienen la misma suerte. Si siente que no tienes nadie con quien hablar, sigue buscando. Están por ahí. Mira, ahora estamos aquí nosotros. ¡Estamos por todos Internet! Si corres peligro físico, hay gente con la que puedes hablar. Acabar con tu vida no es la respuesta".
Adrianne Curry, modelo y estrella de realities, el cantante Chris Salvatore, el bloguero Perez Hilton y la cantante Ciara son otros de los rostros conocidos que se pueden encontrar entre todos los cientos de vídeos de esta iniciativa entre los que aparecen incluso gays musulmanes contando sus avatares por librarse de la intolerancia de los que los rodean.Dave Navarro, guitarrista de Jane's Addiction y conocido en el papel couché por ser ex pareja de Carmen Electra, ha escrito una carta que se ha publicado en varios medios en Internet y dice:  "No puedo imaginarme cómo es crecer en un entorno de mente cerrada siendo gay, bisexual o transexual. No creo que ninguno de nosotros se lo pueda imaginar. La fortaleza y el carácter necesario para permanecer fiel a ti mismo en un microcosmos tan intolerante son cualidades de las que la mayoría del mundo carece [...]. Son esa fortaleza y ese carácter los que dan al mundo esperanza para un nuevo modo de pensar y una mejor aceptación en el futuro. Cuando uno de nuestros niños se rinde, no es sólo una tragedia sino una victoria para aquellos que tienen miedo a la diferencia. ¡NO LES DEJÉIS GANAR!".
Celebridades como Lady Gaga han hecho de este asunto una de sus principales preocupaciones. Lady Gaga es alguien que levanta odios y pasiones, pero es admirable su constante protección en prensa y televisión de aquellos que son acosados en el colegio por ser diferentes. Desde su Twitter se manifiesta a menudo. Cuando un adolescente fue expulsado de su colegio por llevar una camiseta en la que se podía leer "I love Lady GayGay", la propia cantante escribió: "Cuando oigo que un monstruito [llama cariñosamente a sus fans "little monsters"] ha sido discriminado otra vez POR LOS PROFESORES...  eso sólo refuerza mi compromiso y mi amor por vosotros, y la profunda e incondicional devoción que pongo en escribir música que os liberará de los prejuicios".
Ricky Martin, la última gran campanada en lo que a salidas del armario se refiere, visitará en breve el programa de Oprah Winfrey, en la que será su primera intervención televisiva desde que confesó ser homosexual (una confesión que no por esperada tuvo menos impacto en la prensa). Es su oportunidad para poner su granito de arena en uno de los programas más vistos de Norteamérica. Y desde aquí animamos a los famosos españoles a que hagan lo mismo y, en sus ratitos libres en la web, se dirijan a los adolescentes homosexuales o bisexuales que no tienen la suerte de vivir en Madrid o Barcelona. Parece que en España es un tema superado, pero sólo hay que echar un vistazo ahí fuera, donde las carrozas no tienen nada que ver con el Orgullo Gay sino más bien con carruajes tirados por caballos que galopan muy, muy despacio.