Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Un toque de glamour exótico para la ÑBA

Sergé Ibaka, nacido en el Congo, es el nuevo fichaje de la ÑBA. El Oklahoma City Thunder lo ató en 2009 con tan solo 19 añitos. Ahora tiene hambre de títulos con España.
Os presentamos al nuevo miembro de la ÑBA. Su nombre es Serge Ibaka, y no ‘Ikea’ como lo llamó Pepiño Blanco en aquel repentino ‘lapsus’ al anunciar su nacionalización. Aunque no se crió en España, sino en la República del Congo, se siente muy vinculado a nuestro país desde que jugó en el Ricoh Manresa. Aunque su ingreso en la selección ha traido polémica debido a su origen oriundo, no dudamos que es un trozo de carne irresistiblemente Divinity. Nos encantan sus camisas con colores vivos africanos, y además se atreve con un fular con topitos fluor... y de su tableta mejor ni hablamos.
Él es el tercero más pequeño de 18 hermanos y seguro que con nuestros chicos formará otra gran familia. Lo suyo con este deporte le viene de cuna, ya que sus padres también eran jugadores de baloncesto. Empezó muy joven con su primer equipo, el Avenir du Rail, gracias a eso pudo superar la muerte de su madre y el encarcelamiento de su padre. Ahora con tan solo 21 años juega en la mejor liga del mundo. Es el primer jugador congolés de la historia. Le apodan Air Congo y hasta le han entrevistado en la revista ‘Edge Magazine’, donde ofreció un relato escalofriante de cómo había sido su vida.
Ahora es el momento de jugar con la más deseada, la Ñ. Y aunque no se le conoce ninguna novia, seguro que más de una española le gustaría catar esa tableta de chocolate puro. Su club estadounidense es el Oklahoma City Thunder. El equipo al que pertenece desde que se hicieron finalmente con sus servicios en julio de 2009. Ahora este chico tiene otro reto que es ganar títulos con la selección española. Algo por lo que ha luchado hasta conseguirlo. El primer objetivo, el Eurobasket de Lituania. Así ha jurado bandera: “Hoy es un día muy feliz para mí. Tener la oportunidad de devolver a este país todo lo que me ha dado me hace estar muy contento y muy orgulloso”.