Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

"Cuando no te tratan bien, cuando alguien no es bueno para ti, hay que alejarse"

Está muy lejos de la depresión. Jennifer López confiesa en el número de septiembre de Vainity Fair que quiere nuevos retos, que se siente fuerte y que su relación no marchaba por motivos más allá del habitual "se nos acabó el amor".
Por fin Jennifer López ha dicho esta boca es mía después de dejarlo con Mark Anthony. Una ruptura que pilló a todos por sorpresa después de lo unidos que habían estado en la lucha contra la publicación de un vídeo pornográfico de la cantante con su ex marido, o las apariciones televisivas de Mark contando intimidades simpáticas de la vida cotidiana en pareja. Todo parecía ir sobre ruedas y se rompió de pronto. Se ha hablado de terceras personas, se ha hablado mucho pero hasta ahora quién debía hacerlo era JLo y Vanity Fair se ha llevado la exclusiva.
Por supuesto, la cosa no debía ir bien entre ambos si se han separado, pero lo que se deduce por las palabras de Jennifer es algo más que un 'se nos acabó el amor':
"No es que yo no me quisiera a mí misma antes. A veces no nos damos cuenta de que nos estamos comprometiendo. Para comprender que una persona no es buena para ti, o que una persona no te está tratando bien, o que él no está haciendo las cosas bien consigo mismo, si yo sigo con él, soy yo quien no está haciendo lo correcto conmigo misma, de modo que me quiero a mí misma lo suficiente como para alejarme".
En el recuerdo de Mark, pocas menciones a lo amatorio o la vida en común. Jennifer dice que lo querrá como el padre de sus hijos que es, y que siempre lo respetará como artista, pero no se destaca mucho más al margen de lo profesional y lo paternal.
Por otro lado, la cantante y actriz no pierde la esperanza: "Soy una romántica incurable y me apasiono cuando llega el amor". Algo que parece esperar que no tarde en volver: "Es mi sueño más grande, estoy decidida a seguir adelante con mi vida, cuidar de mis niños, hacer mi trabajo lo mejor que pueda como madre, entertainer y persona. Quiero nuevos retos, me siento fuerte".
Las fotos de la entrevista son de Mario Testino, un habitual de Vogue y Vanity Fair, por cuyo objetivo han pasado todas las celebrities de la última década.