Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

En el último acto oficial de Urdangarín se cortaba el aire

Fue el 12 de octubre, con motivo del desfile del Día de la Hispanidad. La Infanta Cristina no podía ocultar su cara de preocupación al comprobar que todas las miradas se clavaban en su marido, y en la foto de familia le tocó la esquina. ¿Casualidad o sutil protocolo?
Iñaki Urdangarín tendrá que buscarse un entretenimiento para hacer tiempo mientras su familia asiste a los actos oficiales navideños ya que, ahora que está en el punto de mira de la justicia por sus actividades empresariales, la Casa Real ha decidido prescindir de él en los próximos eventos públicos para no levantar ampollas.
Recordamos el último acto oficial al que acudió como un Borbón más: el desfile del día de la Hispanidad. Y es que el pasado 12 de octubre, cuando la rumorología ya recorría hasta los más oscuros recovecos de los salones de palacio, Virgen del Pilar a parte, y festividades nacionales al margen, el Duque de Palma se convirtió en uno de los tres protagonistas del evento. Los otros dos: el bastón del Rey, que le servía de apoyo tras su operación del talón de Aquiles, y, por supuesto, Gero, la cabra de la Legión, que se convirtió en el Trending Topic de los ‘tuiteros’.
Después de tomar la foto familiar, en la que Iñaki ocupó el último lugar de la estampa real por cuestiones de protocolo, pudimos ver a la Infanta Cristina musitando con su marido en la trastienda del acto con cara de preocupación. La tensión podía mascarse en el ambiente.
A medida que avanza la investigación del caso Palma Arena, en el que Urdangarín está imputado desde hace seis meses, la Familia Real se ha ido curtiendo cada vez más en discreciónpara intentar calmar las agitadas aguas que rodean al yerno de Juan Carlos I. Lo último: borrarle de la agenda de los actos oficiales. Según ha informado la Zarzuela en un comunicado, el comportamiento del Duque de Palma de Mallorca no les parece ejemplar.
Desde su traslado a Washington en 2001, la agenda de los Duques de Palma se ha reducido considerablemente, hasta el punto de cubrir la mitad de actos respecto a los años precedentes.
Sin embargo, la agenda de la infanta Elena se ha vuelto a llenar. Desde que anunciara su divorcio, a la hermana mayor del Príncipe Felipe se le puso falta en muchas quedadas familiares para evitar habladurías, pero dos años después de divorciarse de Jaime de Marichalar, la sociedad ha comenzado a acostumbrarse a ver a Elena en soltería.
La cuestión es que, por una cosa o por otra, las fotos oficiales de la Familia Real Española se está quedando sin infantes consortes.