Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

De las zampabollos al 'muñeco'... los otros Óscar

¡Las imágenes de la gala que nadie quiere ver! Selena Gómez comiendo hamburguesas, Sofía Vergara asaltando el catering. Y vaya con Marc Anthony, con un ojo pegado y cara de endecasílabo...
Cientos de frases utilizando metáforas y alusiones al silencio han recibido en los medios el éxito de The Artist en la última ceremonia de los Óscar. No es para menos. Está bien que una cinta tan atrevida triunfe y que los periodistas se gusten elogiándola. El problema lo tenemos nosotros, Divinity, a la hora de glosar las andanzas de las celebrities porque ¿cómo abordar esta imagen de Selena Gómez zampándose una hamburguesa en la fiesta de Vanity Fair tras la gala? El pináculo del glamour…
O qué podemos hacer con Sofía Vergara. La colombiana, envidia mundial por sus curvas naturales, y por tenerlas con la edad que tiene sin someterse a torturas despiadadas, volvió a ser retratada echando mano del catering como el Saturno devorando a sus hijos de don Francisco de Goya. Una escena que no es nueva, ya la vimos exactamente igual en los Globos de Oro.
Tampoco nos sale la vena Paulo Coelho, precisamente, para titular el aspecto de Marc Anthony poco antes de empezar la gala. ¿Toda la noche jugando al Apalabrados dándole que te pego al smartphone?
Y no es un voto particular. Famosos entuitados también criticaron con entusiasmo a las estrellas hollywoodienses. A Ursulá Corberó no le gustaron los maquillajes. Otros fueron más allá. Marta Fernández no diría que se lo pasó pipa con la gala. Nuria Roca se aburrió y lo hizo público. Dani Martín directamente pasó de verlos porque le daba pereza o lo que es lo mismo, Rubén y Leyva, como le señala un seguidor..
Julián López, de la HoraChanante y demás genialidades, se marcó un tuit sobre Nick Nolte que parece cosa de experimentado orfebre de los 140 caracteres.
La muy divinity actriz y cantante Angy Fernández optó también por recurrir a la sencillez. Con contundencia y sin adornos. Esto es asina y asina. Punto:
Y otro detalle para considerar el baremo con el que medir la diversión de la gala. Eva Hache dijo que Bill Crystal había hecho acopio de sus chistes en los Goya:
Pero bueno, también hubo un lado positivo. Eso nadie puede ocultarlo. Hay gente que disfrutó con la gala, sobre todo los que se encontraban en ella pasándoselo pirata. El caso de Victoria Beckham es paradigmático. En la fiesta en la que la medio globo terráqueo sueña con estar, con su vestido favorito, que encima es de su colección. Tope fancy.
Luego los parabienes, que entre celebrities son como bendiciones. Como si al decirte guapa te dieran dinero. Kim Kardashian se tomó la preciosa molestia de señalar lo guapa que iba Emma Stone. Kristy Alley publico a todo fucsia su amor incondicional por Meryl Streep, cuyo papel en la biografía de Margaret Tatcher ha sido comparado -ahora que citamos a Julián López- con los momentos más hilarantes de Muchachada Nui.
Al final, nos quedaremos con un detalle que tampoco es la norma. Penélope Cruz ha cosechado elogios unánimes. Estilazo para representar a nuestro país en el mismo centro de la galaxia. Por decirlo, lo dijeron hasta los dela InternetMovieData Base, la madre patria de cualquier aficionado al cine que se precie.