Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Adiós, supermodelos: hola, modelos raros

Chicas que parecen chicos, hombres extremadamente femeninos, mujeres disfrazadas de monstruitos... El concepto de 'maniquí' está más demodé que nunca, a favor de nuevos modelos que se alejan mucho de los cánones de belleza.
Vivimos tiempos convulsos. No sé si será por la crisis mundial, por el cambio climático o porque definitivamente el mundo está loco, pero estamos en un momento en el que todo está cambiando. Por supuesto, la moda no se queda atrás, que para eso es fiel reflejo de esa sociedad (en decadencia para muchos) que nos ha tocado vivir. Hace poco veíamos entre alarmados y divertidos el giro que está dando el estilo de muchas celebrities -y de gente de la calle, claro- hacia el feísmo. Hoy vamos a ver cómo las firmas más prestigiosas empiezan a prescindir de las clásicas top models para sus campañas y desfiles, optando por figuras de lo más extraño, casi siempre desconocidas pero polémicas.
Y es que hay dos tendencias claras a la hora de elegir la imagen de una firma. O bien se opta por una cara conocidísima tipo Madonna, Scarlett Johansson o Emma Watson, o bien por una cara menos conocida pero que dé muchísimo que hablar. Lo veremos muy claro con este ejemplo: utilizar a una modelo transexual para una campaña como Givenchy (es la segunda empezando por la izquierda). Se llama Lea T aunque nació como Leonardo en Brasil, y ya llamó la atención de Ricardo Tisci, el Director Creativo de Givenchy, cuando aún estudiaba en la Central Saint Martins, y primero comenzó a trabajar como ayudante de éste. Dice que lo que más le gustó de la modelo fue su 'inherente feminidad', por lo que pronto pasó a ser modelo de la firma. Lea cuenta, además, con el beneplácito de Carine Roitfeld, todopoderosa redactora jefe de Vogue France, y hace poco publicó unas fotos de la modelo mostrando claramente su transgenérica condición.
Estamos ante la primera modelo transexual de la historia pero no la primera con un género confuso. El año pasado saltó a la fama alguien llamado Martin Cohn, un neoyorquino que triunfa como chica en la moda. Como chico tiene un aspecto bastante aniñado, pero como chica resulta más que solvente. La androginia elevada a la enésima potencia y que ya está creando escuela. Aquí tenemos a una estrella emergente del modelaje llamada Andrej Pejic, un bosnio de 18 añitos de aspecto indefinido pero que ya tiene un interesante book en su haber. ¿Es el fin de la masculinidad y la feminidad tal y como las conocíamos?
Volvemos a Givenchy y a su nueva pasión por los modelos fuera de lo común (cuando hasta hace poco preferían a Justin Timberlake). Acaban de presentar su campaña de primavera-verano de 2011 protagonizada por Lara Stone y un modelo albino, Stephen Thompson. Sí, albino de forma natural, no decolorado como Luke Worrall o Agyness Deyn.

Por supuesto, no nos olvidemos del fenómeno de contratar a celebrities de esas que podríamos definir como de 'look especial' para ser imagen de firma. La muestra más clara la tenemos en Tilda Swinton para Pomellato, que destila glamour andrógino y marciano así como modernidad por los cuatro costados.
Como parece que en el mercado no hay suficientes modelos 'diferentes', la industria ya se encarga de enrarecer a los ya existentes. Lo que más les gusta a los fotógrafos y estilistas es unirse a esta corriente de odio contra las cejas, para convertir a la guapísima Lara Stone en un fantasma descejado. Con esta técnica también podemos convertir a la preciosa y saludable Adriana Lima en la niña de The Ring. Si les da pena afear a las clásicas tops, los fotógrafos ya cuentan con agencias especializadas en modelos 'no tradicionales'.
Bienvenidos a una nueva ola, la de rarismo, que también nos invade.