Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Alerta: vuelve el pelo ochentero

Parecía que los años 80 ya estaban superados, pero últimamente amenazan con volver en forma de peinado. Y es que parece que aquello del pelo frito e hinchado vuelve a estar de actualidad, como si fuese un revival de lo menos favorecedor.
Por si no teníamos suficiente con que el pelo despeinado esté de moda, últimamente hay atisbos de que aquel clásico cuchifrito ochentero hipercardado tan Armas de mujer está a punto de volver. Si no tal cual, sí en versiones evolucionadas con unas máximas comunes: no al peine, sí al volumen, no a la discreción. ¡Tenemos las pruebas que lo demuestran!
Ya parecía que a comienzos de la temporada actual se auguraba un aumento del volumen, de acuerdo a lo que vimos en la pasarela. El big hair, o pelo grande, reaparecía reivindicando el cardado y la laca,  homenajeando tanto a Snooki como a Joey Tempest. Vamos, creando una especie de híbrido entre los dos. Fijémonos en la portada de Harper's Bazaar España del pasado diciembre, con la supermodelo Tanga Moreau exhibiendo una auténtica explosión capilar. También vimos más reminiscencias ochenteras como el planchado aquel con forma de gofre, y no sólo en la pasarela sino en la calle.
Una vez en 2011, los sustos continúan llegando por las vías más inesperadas. Por ejemplo, ¿en qué pensaba el peluquero de Rachel Griffiths en los Globos de Oro? Hacía eones que no se veía una combinación más desacertada de mullet, flequillo y planchas para un acontecimiento de este calibre. Da que pensar que o la actriz o su estilista estaban bajo los efectos de alguna sustancia...
H&M acaba de presentar la campaña correspondiente a la próxima primavera, con unas modelos peinadas más o menos como en 1984. Ya sabes: bucles despeinados, cardado y volumen hasta aburrir.
Y, por si no hubieramos tenido suficiente con lo de Rachel Griffiths, parece que el planchado en forma de gofre reaparece otra vez en las pasarelas, esta vez para el próximo invierno. Ha sido en Berlín, donde no sorprende demasiado porque si hay un lugar en el mundo con un estilo alternativo y contracorriente, es esta ciudad. El shock llega de la mano de Marc Jacobs, que ya dio alguna muestra de locura con el vestido que llevó Heidi Klum a los Golden Globes.

En el mundo de la música también hay una revolución capilar. Dos claros ejemplos: Rihanna, que se ha puesto el pelucón rojo a lo afro, adquiriendo una imagen que recuerda claramente a una anémona. La segunda es un extraño fenómeno musical que hay en Estados Unidos que se llama Nikki Minaj, y cuyo esponjoso pelo habla por sí solo.
Eso sí, nos puede gustar más o menos este look, pero hay que reconocer que, al menos, una persona en el mundo se verá beneficiada por él. Trendsetter absoluta de ¿lo suyo?, Helena Bonham Carter ha conseguido que su particular pelo imposible se convierta en tendencia. Tantos años ajena al desenredado y recibiendo las peores críticas, y ahora resulta que estos nuevos peinados tienen mucho que ver con ella.