Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Natalie Portman y el coolismo sin querer

Ahora que ha anunciado boda y bebé para 2011, toca recordar la trayectoria estilística de la actriz. Natalie Portman se ha convertido en musa con muy pocos aderezos. Repasamos sus hitos.
El lunes nos sorprendíamos con la noticia: Natalie Portman anuncia compromiso y embarazo en un solo pack. ¡Menudo sorpresón! Con lo discreta que es ella siempre con su vida privada, esta vez no le ha quedado más remedio que emitir un comunicado por aquello de que un bombo no hay donde esconderlo llegado el segundo trimestre. Así que, aprovechando que no para de dar noticias últimamente (que si preñez, que si bolso de moda...), toca hacer un repasillo por el estilo de una actriz que ya ha pasado de it girl a it woman.

La estadounidense-israelí (sí, su verdadero apellido es Hershlag y nació en Jerusalem) siempre se ha caracterizado por llevar una vida normal a pesar de trabajar en Hollywood desde los 14 años. No sólo tiene una licenciatura en Harvard -en Psicología, concretamente- sino que es raro verla en fiestas más allá de sus propios estrenos, no ofrece un buen escándalo al estilo de otras niñas actrices y su existencia es ciertamente poco llamativa. Algo que se refleja en su estilo que podríamos definir como muy 'vecina de enfrente look'.
En las alfombras rojas y fotos oficiales, Natalie lo da todo. Tiene a su favor una cara y un rostro muy equilibrados a los cuales les favorece todo. Además, esa normalidad la hace muy versátil, pudiendo ser la reina del glamour un día o pura sensualidad otro. Entre sus firmas preferidas para eventos destacan Rodarte, que lleva muy a menudo, al igual que Lanvin. Pero, como vegetariana de toda la vida y vegana desde últimamente, jamás utiliza pieles de ningún tipo. Tanto es así que sólo lleva zapatos de Stella McCartney o, para su vida diaria, de la cadena Target porque son veggies como ella. Es más, hace un par de años lanzó una línea de calzado de origen no animal que, por otra parte, pasó bastante desapercibida en España (vamos, que ni nos enteramos de que existía).
Cuando se quita el vestido de diseñador y sus zapatos de firma, Natalie Portman se convierte en una chica mona más que circula por la calle. Su estilo es absolutamente sencillo, sin accesorios llamativos ni prendas estrafalarias. El complemento más visible que ha llevado últimamente ha sido al músico Devendra Banhart cuando fue su novio en 2008, pero lo normal es que la actriz pase completamente desapercibida con sus clásicos vaqueros+camiseta básicos. Generalmente sin una gota de maquillaje y ajena a las tendencias de la moda, es precisamente su anticoolismo lo que la hace más cool. Al igual que es su no buscada sensualidad la que convierte en un objeto de deseo, mucho más que cuando prepara una escenita súper sexy.
Merece un parrafito aparte el pelo de Natalie. Más bien su ausencia de cuando se rapó por exigencias del guión de 'V de Vendetta', y se paseó tan pancha con la cabeza al 1. Tan pancha y tan guapa porque sólo con un rostro tan simétrico y agradable como el suyo se puede estar favorecida con un corte del que huyen casi todas las mujeres. Mientras se dejaba crecer la melena de nuevo lució un precioso corte pixie que resaltaba aún más sus facciones dulces y le da una imagen mucho más chic que sus anodinos bucles naturales.
¿Cómo le sentará el embarazo a Natalie Portman? Elige tu respuesta en nuestra encuesta.
Ver más de: