Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Pezón o no pezón, that's the question

Transparencias y pezones, bonita mezcla... Claro que resulta aún más extraño cuando intentas llevar esta combinación sin que se te vea nada. Las famosas han encontrado la solución y, en fin, los resultados son dudosos.
Los últimos Globos de Oro no paran de arrojar imágenes interesantes y sorprendentes. Entre otras muchas, la de Hayden Panettiere con un vestido transparente y lo que parece ¿una tirita? No, es uno de los accesorios más freaks de los últimos tiempos, los cubrepezones. En la temporada en la cual las transparencias son ya toda una realidad, las celebrities buscan alternativas para llevarlas sin exponerse del todo. Así que tenemos a unas pocas que presumen de pezón a la vista y a cada vez más que lo llevan a cubierto. Pues vaya.
Resulta curioso que decidas vestirte con transparencias pero que luego te preocupes porque termines dejando ver tus pechos. Se pierde totalmente el encanto de estas prendas y se consigue un efecto rarísimo. Y es que los cubrepezones se ven desde fuera como extrañas pegatinas totalmente fuera de lugar y que, además, hacen aguas en las fotos. ¿De verdad eso es bonito?
La culpa de que este invento se haya hecho tan popular la tiene la mismísima Rihanna, que un día llevó estos adhesivos en una fiesta y de repente las ventas se dispararon. Y también tiene que ver bastante esa moral tan férrea que hay en Estados Unidos, que obliga a la pobre Pamela Anderson a usar cubrepezones para no enseñar nada mientras baila. ¿O fue Victoria Beckham la que llevó estas cosas al otro lado del charco, después de obsequiarnos con imágenes de lo más diáfano?
Lady Gaga, por su parte, ofrece una solución alternativa muy aparente. Tapa sus pezones con cinta adhesiva y se queda tan ancha. Si te parece un poco duro coger un rollo de cinta aislante y hacer lo propio, te mostramos dos tiendas donde comprar cubrepezones auténticos. En ASOS los tienen de oferta a 9 euritos, casi al mismo precio que en esta tienda española que los ofrece de silicona.

Esta redactora prefiere sin lugar a dudas no recurrir a este subterfugio del cubrepezón que es, de todas todas, cutre. Si llevas prendas un poquito transparentes, es mejor dejar intuir ligeramente lo que hay debajo, como Paz Vega en este estreno. Llama menos la atención que ese apósito ortopédico, la verdad. O también pasar de todo, como demostró Cher en Madrid, dejando muy poco a la imaginación con sus múltiples transparencias.
Otra que no se suele andar con tonterías es Kate Moss. Si se pone algo transparente sin sujetador, se deja de paños calientes y nos deja ver lo que hay. Lo que para muchos es un oops, para Kate es un 'así están las cosas'.