Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El pelo "inaceptablemente largo" se lleva

Al diseñador Valentino le parece que el pelo de Kate Middleton es demasiado largo para una princesa. Lo que se ha perdido el rey del bronceado artificial es que esta temporada vuelven las melenazas.
A veces, los jubilados emiten opiniones sobre temas candentes y luego resultan muy fuera de lugar y sin ningún sentido porque los pobres en realidad no tienen ni idea. Hace unos días fue Valentino, ya retirado de la moda, el que ha afirmado tan pancho que Kate Middleton tiene el pelo "inaceptablemente largo" para ser una princesa. Al menos no la ha llamado fea ni se ha metido con sus orígenes no nobiliarios, pero desde luego que su crítica no tiene mucho sentido.
¿Cuál es el largo que podríamos considerar aceptable para una melena real o no real? Sin ser yo experta en Casas Reales, el pelo de la Middleton me parece de lo más clásico y normalito, hasta cuando va disfrazada. La opinión de Valentino, de cualquier forma, no puede ser muy tenida en cuenta dado que hablamos de una persona que cree que su bronceado es bonito, cuando la realidad es que parece un Oompa Loompa. Quizá ha pasado tanto tiempo dentro de la cabina de rayos UVA que se ha perdido el hecho de que últimamente ha vuelto el pelo largo.
Después de unos meses en los que las celebrities se han vuelto locas cortándose las melenas, la realidad es que muchas han vuelto al largo bien de manera natural bien al estilo Hollywood: con extensiones. El caso más flagrante es el de Rihanna, que llevaba todo el año corta que te corta hasta que hace un par de semanas apareció en una gala pareciendo Ariel, la sirenita. Te puede gustar más o menos ese pelazo artificial rojo, pero viene a demostrar que la cantante ya no quiere saber nada de su pixie ni de su corte unisex a favor del melenón.
Pensemos en las más populares y en las que copan más espacio en los medios en estos días, porque tienen un denominador común, ¡el pelo muy largo! O en proceso de dejarlo crecer. A saber: la nueva niña mimada en Estados Unidos, Cheryl Cole; la novia de América, Blake Lively; el ídolo absoluto de las adolescentes, Miley Cyrus; la que se cree la mayor trendsetter mundial, Victoria Beckham, que se ha dejado crecer las extensiones.Y un largo etcétera.
Pero diréis "sólo son celebrities de fuera de España". No, no, aquí también triunfa el pelo inaceptablemente largo. Sin ir más lejos, la española que más influye en el estilo de sus compatriotas, Sara Carbonero, presume de una larguísima melena castaña digna de la confianza de una marca de champú. Y, continuando con el podium de esta lista de mejor vestidas, Letizia Ortiz en el número 2 y Penélope Cruz en el 3 no tienen el cabello precisamente cortito...
Pongámonos tiquismiquis del todo: "ya, pero de todas éstas que has nombrado, sólo Letizia Ortiz pertenece a una familia real. ¡Las princesas llevan el pelo más corto!". Falso, y a las pruebas me remito. Echemos un vistazo a otras princesas y reinas, empezando por Victoria de Suecia, asidua a los recogidos pero con una melena bastante larga, y no digamos ya su hermana Magdalena. Rania de Jordania es reina y tiene un cabello de anuncio, por bonito y por largo. Dejemos que otro diseñador hable, en este caso Karl Lagerfeld, que también ha opinado de Kate Middleton. La ha definido como elegante y equilibrada, y la perfecta hermana menor de la princesa Mary de Dinamarca. Sí, en efecto, otra con pelo largo.
[poll id="53"]