Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Así visten los Mad Men en el siglo XXI

Guapos y elegantes en la tele, pero... ¿cómo visten en realidad los protagonistas de 'Mad Men'? Nos metemos en sus armarios y comprobamos que algunos se han mimetizado con sus personajes.
Podemos decir ahora en el siglo XXI que Mad Men es una serie 'de época'. De otra época, mediados del siglo pasado cuando las mujeres tenían curvas, llevaban ropa extremadamente femenina y la gente fumaba hasta en el paritorio. Esta serie, que se encuentra en plena cuarta temporada en España, se ha convertido en un auténtico icono de estilo fuera de la pantalla. El año pasado vimos cómo Louis Vuitton tenía una colección y una campaña absolutamente Mad Men, y más recientemente Gaultier se ha inspirado remotamente en los trajes de Don Draper para su último desfile.
Un gran equipo de estilistas viste a todo el elenco con mucho tino pero, ¿cómo se lo montan los actores en su vida cotidiana y en las fiestas? La respuesta debería ser 'pues van vestidos de su siglo, éste', pero nos podemos llevar alguna que otra sorpresita...
Comenzamos por una de las actrices que más fama han conseguido tras la serie, January Jones, que interpreta a la esposa de Don Draper. Acaba de protagonizar la última campaña de accesorios de Versace vestida sólo con un bolso y unas gafas de sol, y ya es una de las musas de estilo oficiales de nuestros días. Cuando se quita el recatado uniforme sesentero de Betty Draper, January es una bomba sexual, y siempre está en la lista de las más estilosas en las publicaciones de moda. Eso sí, todo ello dentro de un look absolutamente siglo XXI.
Quizá la que más cambia de la ficción a la realidad sea Elizabeth Moss, que resulta ser una mujer normal y de su tiempo y no la inocente y apocada Peggy Olson de la serie. Estilizada de manera actual, Elizabeth es atractiva y moderna, de ahí que sorprenda aún más su transformación en la ficción.
El caso más sorprendente es el de la (no tan) exhuberante Christina Hendricks, que parece haberse mimetizado demasiado con el personaje que interpreta, Joan Holloway. Excepto por el peinado, que cambia mucho en la vida real, Christina es habitual de los vestidos de inspiración sesentera que marcan las curvas. Es raro verla con pantalones o siguiendo las últimas tendencias de la moda, excepto las que remitan a Mad Men de una forma o de otra. ¿Le terminará pasando como a Mr T, que asumió tanto su papel de B.A. Baracus que se acabó creyendo él y nunca abandonó el look de bíceps-al-aire-más-cadenas-de-oro? A ver si a Christina le toca hacer algún papel de súper heroína o de replicante futurista para cambiar un poco de look, o nos da miedo que se termine creyendo Joan Holloway...

En cuanto a los hombres, Vincent Kartheiser no lleva el pelo repeinado hacia atrás como Pete Campbell sino que tiene un flequillo liso y travieso. Y Jon Hamm, cuando se quita el elegante estilo de Don Draper y hace su vida normal, es un atractivo hombre con barba de tres días y aspecto campechano que bien podría arreglarte un grifo o llevar a tus hijos al partido de béisbol.