Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Artur Mas, el romántico ganador

Rascamos en el corazoncito del ganador de las elecciones al parlamento de Cataluña y, de paso, le damos unas pinceladas a sus principales rivales.
Artur Mas se ha construído a lo largo de los años una imagen de tipo duro y estricto que dedica su vida a la política pero existe otro Artur, romántico y entregado a su mujer que nos parece mucho más entrañable. Anoche dedicó gran parte del discurso a su esposa Helena Rakosnik con la que lleva casado 30 años y ha pasado los momentos más alegres y más tristes de su vida. Le leyó la dedicatoria que le escribió en un libro del político con los ojos a punto de estallar en lágrimas.
Ella es maestra y en sus ratos libres se dedica a crear pendientes y joyas que luego ella misma luce en los actos a los que acompaña a su marido. Les presentaron en una boda en uno de esos arreglos que hacen los amigos más 'celestinos' y desde aquél día están juntos. No parece ser el típico matrimonio que lleva 30 años aburrido si no todo lo contrario. Se obligan a salir a cenar todos los sábados con amigos o ellos dos para no perder la chispa y todo esto mientras crían a los tres hijos que tienen en común.
Ahora todo es alegría y felicidad en la casa de los Mas pero también han pasado por momentos durísimos. Su mujer sufrió un tumor en el pecho que la obligó a recibir radioterapia durante dos meses. El nuevo presidente del parlamento catalán acompañó a su esposa en todas y cada una de las sesiones, sacando tiempo de donde no había para mostrar su apoyo incondicional a la que es, según él mismo dijo anoche, "la co protagonista" de su vida. Qué bonito.
Él es un romanticón y seguramente a muchos les sorprenda saber que como 'hobby' tiene la poesía francesa. Le encanta Baudelaire, también le gusta mucho Verlaine y Víctor Hugo. ¡Quién lo diría! Eso sí, no todo es idílico, él mismo reconce que no se le da bien cocinar: "No soy un buen cocinero. Mis platos son muy sencillos: ensaladas, verduras, carnes y pescados a la parrilla".

Los rivales: José Montilla, andaluz catalanizado

El gran derrotado (según la prensa generalista, aunque es el segundo candidato más votado, qué cosas...) no es catalán de nacimiento, es de Andalucía, concretamente de Iznájar, provincia de Córdoba. Con 16 años se trasladó a Barcelona y de ahí no se ha movido. Está casado con Anna Hernández y les ha perseguido la polémica desde que se metieron en política. A mucha gente le parece sospechoso que Anna sea consejera en unos 16 organismos diferentes. Dos de sus cinco hijos (tres son trillizos) van al liceo Alemán y pagan unos 400 euros mensuales de cuota. Este año, la propia Anna declaró que prefería que sus retoños aprendiesen alemán antes que catalán.

Joan Laporta, el sex symbol

Joan Laporta sea quizás el personaje de las elecciones catalanas del que más se ha sabido a nivel personal. Destaca su agitada vida amorosa. Estuvo casado con Constanza Echevarría, tuvieron tres hijos (que van al Liceo francés porque el catalán ya lo aprenden en casa) y se divorciaron en 2009 con un proceso bastante rocambolesco. Ahora tiene una novia egipcia, Sana Khouja, de 22 años y viven en un proceso permanente de acaramelamiento según cuenta la prensa rosa. A principios de año Laporta tuvo problemas en el Barça cuando le preguntaron si Sana viajaba gratis o no.

Carmen de Mairena y Santamaría, los 'freaks'

Las elecciones políticas se parecen cada vez más a Eurovision y este año en los comicios catalanes no ha faltado la candidatura (presuntamente) divertida. El CORI, un partido minoritario, cuenta en sus filas con un excéntrico que se viste de Elvis y con Carmen de Mairena, que el otro día explicaba de una manera peculiar porqué se había metido en política:"Ah, yo no sé. Porque me lo ha metido en la cabeza mi representante, que está como una cabra. Bastante tenía yo con las coplas". Toda una declaración de intenciones. Los resultados han sido impresionantes y Carmen de Mairena ha superado en votos a Rosa Díez de UPyD.