Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La Infanta Cristina se camela a Bill Gates

La Infanta Cristina, aunque viva en Washington, sigue trabajando para La Caixa. Su última hazaña ha sido camelarse a uno de los hombres más ricos del mundo, Bill Gates. Adivina para qué...
Tranquilidad, la Infanta Cristina no ha echado una cana al aire con el fundador de Microsoft. Sólo han sido colegas por una buena causa. Bill Gates y la cuñada de Letizia Ortiz, han sido embajadores de 'Saving Children's Life', una conferencia mundial en la que se ha logrado el compromiso de diferentes entidades para salvar la vida de millones de niños a través de la vacunación.
La foto no ha sido posar y listo. La Infanta Elena en representación de la Obra Social de La Caixa ha anunciado que la entidad catalana invertirá cuatro millones de euros en los próximos años para conseguir la vacunación de al menos 250 millones de niños y evitar así la muerte prematura de hasta cuatro millones de criaturas.
Bill Gates, por su parte, también ha puesto su granito de arena a través de la fundación que preside junto a su esposa, la fundación Bill & Melinda Gates, que se encarga desde hace años de luchar contra enfermedades como el SIDA en todo el mundo. Y no han sido los únicos, directores de otras entidades se han unido a la propuesta y han sido respaldados por personalidades como Margaret Chan, directora de la Organización Mundial de la Salud.

La Infanta, solidaria desde siempre

La menor de las Infantas está muy metida en todo lo que tiene que ver con temas solidarios. Sabe que su imagen tiene mucho tirón y nunca ha dejado de explotarla para el beneficio de diferentes entidades. Actualmente es directora del área de labor social de La Caixa y también del Instituto de Salud Global de Barcelona. ¡Para que luego digan que la Casa Real no trabaja!
Ver más de: