Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

José Mota se divorcia, seguir 'pa na' es tontería

El humorista se ha divorciado después de cinco años de matrimonio y diez de noviazgo con Patricia Rivas. Comparten una niña de tres años que se llama Daniela y todo apunta al trabajo como motivo de la ruptura.
El ex-miembro de Cruz y Raya, esa formación cómica que siempre fue a rebufo de los geniales Martes y Trece, se ha separado de su mujer Patricia Rivas después de diez años de noviazgo y cinco de matrimonio. Al inventario emocional se suma un ítem carnal, una niña de tres años llamada Daniela. La pareja estaba en crisis desde hace algunos meses, concretamente desde que José tuvo éxito con 'La Hora de José Mota'. Parece ser que el programa le requería mucho tiempo y su esposa requería más atenciones.
Para los malpensados existe la teoría de los celos profesionales. Ella es actriz cómica (yo no la conocía, pero el iMDB dice que apareció en un capítulo de la mítica serie de Antena 3 'Canguros') y a pesar de que tuvo algunas apariciones en 'La Hora de José Mota' podría tener un poquito de envidia del arrollador éxito de su marido. Si a eso le sumas que ella era la que se encargaba la mayor parte del tiempo de la niñita que comparte, pues blanco y en botella.
Hace unos pocos meses Mota declaraba: "Lo peor de mi trabajo es no poder estar con mi hija, he pagado un precio muy alto por hacer el programa". Esto es lo que dicen siempre los famosos cuando tienen niños pequeños pero, leído ahora, con perspectiva, parece más que claro que la crisis ya les venía de hace tiempo. Y todo por el trabajo... ¡Ay, si el amor es lo más importante!

En las mismas declaraciones, el ex-Cruz y Raya también confesó: "Echo en falta estar más tiempo con los míos. Comparto poco tiempo de mi vida privada y eso me pesa. Por eso, cuando acabe el programa, le dedicaré un tiempo exclusivamente a mi familia, a mi mujer y a mi hija. El tiempo pasa muy rápido y la vida es muy importante". Pues vaya, alguna de las cosas que planeaba le han salido mal. O no ha compartido el tiempo necesario con su mujer o su mujer ha pensado que ya era demasiado tarde. Anyway, les queda la niña.